Ser una Compañía líder en innovación implica desarrollar constantemente nuevas variedades de bebidas que se adapten a los gustos y estilos de vida de los consumidores.  

En ese sentido, el uso de endulzantes no calóricos cumple un rol fundamental para The Coca-Cola Company, cuyo portfolio de bebidas en Bolivia está integrado en un 15% por bebidas bajas o sin calorías.

Cada uno de los endulzantes que utilizamos cuenta con características técnicas y beneficios únicos. El aspartame, por ejemplo, es el que lidera el podio del sabor: su gusto es el que más se asemeja al del azúcar de mesa.  

Pero además del sabor, otro importante factor en el empleo de los endulzantes no calóricos es el de la seguridad: de hecho, deben pasar por un riguroso proceso de regulación antes de ser aprobados para consumo humano, proceso que puede durar entre 10 y 20 años. A nivel mundial el organismo responsable de su aprobación es el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios de las Naciones Unidas, que establece niveles de consumo asociados a tres conceptos:

Nivel de Efecto Adverso No Observable (NOAEL). Identifica nivel de consumo que no produce ningún efecto adverso en la salud.

Ingesta Diaria Admisible (IDA). Una vez establecido el NOEAL, se identifica la Ingesta Diaria Admisible (IDA). La Organización Mundial de la Salud define a la IDA como “La cantidad máxima de una sustancia a la cual un individuo puede estar expuesto diariamente durante toda la vida sin causar ningún efecto adverso”.  Para garantizar la seguridad en el consumo incluso en grupos sensibles de la población –como ancianos y niños- la IDA es 100 veces menor que la NOAEL. Es decir, habría que consumir diariamente durante toda la vida una cantidad endulzante 100 veces mayor a la ingesta diaria recomendada para que se observen efectos adversos en la salud. “La IDA es muy conservadora: funciona como un colchón de seguridad”, explica la Dra. Bernardene Magnuson, especialista en seguridad de endulzantes.

Ingesta Diaria Estimada (IDE). Finalmente, la IDE es una sobreestimación de consumo diario que busca garantizar la imposibilidad de superar en la dieta la Ingesta Diaria Admisible de cualquier aditivo. Para realizar este cálculo se parte del supuesto de que todos los aditivos (azúcar y otros endulzantes no calóricos) presentes en los alimentos que ingiere diariamente una persona fueron reemplazados, por ejemplo, por aspartame. La Ingesta Diaria Admisible se compara entonces con la Ingesta Diaria Estimada para confirmar que la primera esté muy por encima de la segunda.

¿Te interesó esta nota? Si quieres saber más sobre el aspartame, te invitamos a que visites esta página.

Si quieres saber en cuáles de nuestras bebidas utilizamos aspartame, mira esta página.