La evolución de Coca-Cola ha sido constante desde su creación en 1886 y sus primeras ventas a cinco centavos en la Farmacia Jacobs. Hoy se ha convertido en la compañía de bebidas más grande del mundo con operaciones en más de 200 países.

A lo largo de su historia, hay una constante que ha caracterizado a Coca-Cola: su pasión por la innovación. Año tras año, sus marcas y productos se han expandido a nuevas opciones y sabores para acompañar a los consumidores y así ofrecerles distintos tipos de bebidas que satisfagan sus estilos y necesidades de vida.

El primer paso en lo que se refiere a la ampliación de su oferta de productos, se dio en la década del 50', cuando,  tras la segunda Guerra Mundial, se crea Fanta, en Alemania.

En 1962 llega el turno de la innovación en bajas en calorías: ese año, Coca-Cola lanza TAB, la primera bebida light que marcó el inicio de las bebidas con menor contenido calórico.

Bolivia: historia, presente y futuro

La primera bebida sin azúcar que llegó - en 2006 – a Bolivia fue Sprite Zero, hoy comercializada bajo el lema “Las cosas como son”, con el espíritu irreverente que la caracteriza.

Un año después, le tocó el turno de Coca-Cola Zero, una evolución en el portafolio de Coca-Cola Original, igual de refrescante, sin azúcar ni calorías. También en 2007 se incorporó al portafolio Fanta Zero.

Hoy, la Compañía cuenta en Bolivia con 16 marcas y 28 opciones de bebidas, el 17% de ellas bajas o sin calorías. Su compromiso es seguir innovando para alcanzar el 50% de productos sin contenido calórico para el 2020.

La distribución de estos productos es posible gracias al Sistema Coca-Cola, conformado por The Coca-Cola Company y a sus socios embotelladores: Embol y Nudelpa; que operan en ciudades tales como La Paz, Cochamaba, Santa Cruz, Tarija y Trinidad, y atiende a Bolivia gracias a sus cinco plantas de producción.

Nuevos productos

En línea con el compromiso de seguir brindando opciones a sus consumidores, a lo largo de los últimos tres años, se han sumado nuevos productos a la familia Coca-Cola.

En 2014 se lanzó Fanta Papaya, un sabor diferente, muy acorde al paladar boliviano.

Durante la celebración de la Copa América en el año 2015 se lanzó Powerade Green Punch. Gracias al color de “la Verde, como cariñosamente llaman los hinchas a su selección de fútbol, en alusión al color de la camiseta,  el producto se ganó de inmediato la preferencia de los consumidores.

Por último, el año pasado  se lanzó el nuevo sabor Pera de Jugos del Valle.

Siguiendo un camino que se traza a diario, pronto llegarán más novedades refrescantes a nuestro mercado. Siempre bajo el legado innovador y pensando en el bienestar de los consumidores.