Ya son 75 años desde que el Sistema Coca-Cola se instaló en Bolivia y, además de formar parte de las historias de las familias a través de los productos, una de las misiones es ser buenos vecinos y marcar la diferencia en las comunidades donde la Compañía tiene presencia.

“Nuestra misión es ser un buen vecino, marcar una huella positiva en las comunidades donde operamos. Estamos focalizados en tres grandes áreas: agua, reciclaje y empoderamiento de la mujer”, explicó Guillermo Gonzáles-Quint Reina, el Country Manager de Coca-Cola Bolivia.

El ejecutivo explicó que años atrás la Fundación Coca-Cola respaldaba numerosas iniciativas de manera dispersa, y para mejorar el impacto en la comunidad decidieron concentrar sus acciones. “Como Sistema Coca-Cola hemos decidido focalizarnos en estas tres áreas, hacer una diferencia real, medirla, cuantificarla y poder decir que en Bolivia estamos haciendo una diferencia positiva en las comunidades donde operamos”, manifestó González-Quint.

El agua, fuente de vida

Coca-Cola tiene el compromiso de reabastecer al planeta el 100% del agua utilizada en la elaboración de sus bebidas para el año 2020, meta que a nivel global se cumple desde 2015, al reponer un estimado de 191,9 millones de litros de agua a la naturaleza. Hemos logrado ser la primera Compañía del Ranking Fortune 500 en lograr este objetivo de reabastecimiento de agua.

Dentro de este compromiso, el Country Manager en Bolivia recordó que en el país se han puesto en marcha dos proyectos que apuntan a la recuperación y al cuidado del agua.

El primero se desarrolla en seis municipios de Santa Cruz, en alianza con la Fundación Natura. El objetivo es proteger 14.000 hectáreas de bosque en una zona crítica para el agua y se trabaja con más de 200 familias en la preservación de los bosques y los suelos húmedos.

El segundo programa, denominado Cosecha Azul, cuenta con la participación de 100 familias de la localidad cochabambina de Vinto, con el apoyo de la ONG Catholic Relief Service (CRS).

Botellas recicladas

Otro programa que lleva adelante el Sistema Coca-Cola en Bolivia es Botella a Botella, mediante el cual se reciclan envases para la producción de nuevas botellas. Gonzáles-Quint destacó que es una iniciativa en la que Coca-Cola es pionera en el país, y que el total del portafolio utiliza un 30% de plástico PET reciclado.

“Hace diez años empezamos con un 10% y hoy día el total de nuestro portafolio utiliza el 30% de botellas recicladas. Lo hemos hecho en el último año y el objetivo es ir incrementando en el futuro”, resaltó el ejecutivo.

Según Guillermo, el 30% es “una buena noticia” para la Compañía y permite establecer una conexión entre la empresa y quienes están preocupados por el cuidado del medio ambiente.

Mujeres emprendedoras

La tercera área de acción es la capacitación de mujeres para la administración de negocios propios. A nivel global, la Compañía tiene la meta de empoderar a cinco millones de mujeres hasta el año 2020 bajo el programa 5by20.

Bolivia no es la excepción, pues Coca-Cola ha puesto en marcha el programa Gerente Pyme, dedicado a capacitar a propietarias de tiendas de barrio para que adquieran habilidades que les permitan administrar de mejor forma sus pequeños negocios. El año pasado comenzó la fase piloto del programa, y este año se espera capacitar a 1.000 mujeres.

Como el tiempo es vital para las emprendedoras y muchas no pueden asistir a clases presenciales, los cursos son virtuales y se imparten mediante una plataforma online a la que pueden acceder por computadora o desde sus teléfonos móviles.

Gonzales-Quint resalta el compromiso y entusiasmo de las comunidades involucradas en los programas de Coca-Cola Bolivia.