Sabemos que la pepa de un durazno es biodegradable, así como la cáscara de una plátano. Sin embargo, esa condición se da sólo bajo ciertas circunstancias. ¿Te interesa conocer más del tema?

Los especialistas definen a lo biodegradable como la facultad que tienen algunos productos o materiales de descomponerse en un período corto de tiempo gracias a la acción de organismos vivos como microorganismos, hongos, bacterias, insectos y gusanos, entre otros. Por ejemplo, las frutas son elementos biodegradables que se descomponen fácilmente.

Ahora bien, la biodegradación ocurre bajo ciertas condiciones ambientales específicas. Por eso es importante saber que si se arroja un producto biodegradable en la carretera, éste no comenzará su proceso de biodegradación en forma automática.  

Para ayudar al medio ambiente a realizar su tarea, se debe asegurar el tratamiento específico de todos los productos biodegradables bajo condiciones óptimas de temperatura, humedad y presión de oxígeno, entre otros, de modo que su desintegración se lleve a cabo y tenga el efecto esperado.

Como la propiedad de biodegradarse es muy valorada en cuanto el cuidado del medio ambiente se refiere, se ha avanzado mucho en el desarrollo de productos con estas características. Incluso una gran variedad de plásticos son hoy biodegradables, lo que representa una muy buena noticia ya que se trata del material más utilizado para almacenar, transportar y proteger alimentos y bebidas.

PlantBottle de Coca-Cola, tecnología verde en su máxima expresión

Una de las premisas de Coca-Cola es utilizar plásticos amigables con el medio ambiente para sus envases. En 2010 y luego de años de trabajo, la Compañía fue pionera en empleo de la tecnología PlantBottle.

PlantBottle es una botella de PET realizada hasta con un 30% de subproductos de plantas. Así, además de ser 100% reciclable y se reduce la huella de carbono* en un 20 por ciento. 

Coca-Cola promueve el reciclaje y busca integrar en sus empaques una mayor cantidad de resina reciclada o proveniente de fuentes renovables, para lograr envases más sustentables desde su concepción. Actualmente, todos los envases PET de la Compañía están realizados con un promedio de 28% de material reciclado o de fuentes renovables, y millones de botellas ya están elaboradas en un 100% con esta tecnología.

A través de estas acciones, Coca-Cola sigue trabajando para contribuir al cuidado y conservación de los recursos naturales y para ofrecer un mejor futuro a las próximas generaciones.

¿Quieres unirte a este compromiso con el medio ambiente?  Para más información haz click aquí[MB1]  e inicia tu cruzada verde en favor de la naturaleza.

*Huella de Carbono es la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto.