En Coca-Cola tomamos en serio nuestro compromiso con el medio ambiente y el bienestar comunitario. Por ello, hemos puesto en marcha diversas iniciativas enfocadas en contribuir con el cuidado del agua, buscando impactar positivamente en nuestro entorno. En ese marco, hemos asumido el compromiso de lograr la reposición total del agua que usamos para elaborar nuestros productos.

La Compañía se puso una ambiciosa meta global: lograr reabastecer para el 2020 el 100% del agua utilizada en la elaboración de sus bebidas. Este objetivo se cumplió en el 2015, cuando la Compañía repuso un valor estimado de 191,9 millones de litros a la naturaleza, equivalentes al 115% del agua utilizada en las bebidas producidas en ese año. Fuimos, así, la primera Compañía en el Ranking Fortune 500 en lograr este objetivo de reabastecimiento.

Reducir, Reutilizar y Reponer el agua

En Coca-Cola Bolivia estamos en línea con los compromisos globales de la Compañía basados en las tres "r" ecológicas: reducir, reutilizar y reponer.

En cuanto a la reducción, trabajamos para optimizar y reutilizar el agua durante el ciclo productivo, y en 2015 hemos logrado reducir nuestro ratio de consumo de agua en un 21%.

Para cumplir con la segunda "r", reutilizar, apuntamos a optimizar nuestros procesos productivos llevando un control de la gestión de agua. Dentro de nuestra estrategia, el re-uso del agua ha sido un eje importante para su ahorro.

Nuestra planta de tratamiento de agua, que se encuentra en Cochabamba, cuenta con tecnologías de última generación, que nos permiten innovar para ser más eficientes en el uso del agua.

En cuanto a la tercera “r”, reponer, este año pusimos en marcha el Programa Fábricas de Agua, una iniciativa conjunta con la Fundación Natura, que se llevará a cabo en la ciudad de Santa Cruz, y tiene por objetivo la conservación de zonas de bosque para proteger el ecosistema, lo que permitirá mantener los caudales de los ríos aledaños.