¿Alguna vez te has preguntado qué sucede con las botellas de Coca-Cola que ya han sido utilizadas? Cada envase PET cumple un ciclo de vida que se renueva cuando es reciclado para la fabricación de otras botellas.

En Bolivia, la empresa EMPACAR se encarga desde el 2010 del proceso de reciclaje de las botellas de Coca-Cola y de realizar otros envases para la Compañía con estos materiales reciclados.

Proceso de reciclaje

El primer paso es recolectar las botellas PET (Polietileno Tereftalato), utilizadas en los nueve departamentos del país, para trasladarlas a las plantas industriales de EMPACAR en Santa Cruz y La Paz y comenzar con el proceso de reciclaje.

Las botellas son enviadas a las líneas de lavado donde son clasificadas por su color y se separan las tapas y etiquetas de los envases. Tras este paso salen las hojuelas de PET limpias y secas que se llevan al proceso de extrusión donde se convierten en pequeñas piezas que son denominadas pellets.

Los pellets pasan por otro proceso denominado polimerización de estado sólido, donde el material es descontaminado. En esta fase se produce la resina reciclada llamada PET PCR que será utilizada para fabricar otras botellas.

La reutilización

Terminado el proceso, y con la resina reciclada, comienza la fabricación de nuevas botellas. La resina PCR se funde junto a la resina virgen a una temperatura cercana a 300 grados, y esta mezcla se inyecta en el molde de la preforma PET.

El Director de EMPACA, Carlos Limpias, destacó que la resina reciclada es 100% confiable y que se realizan pruebas continuas como también controles de calidad para verificar el proceso de fabricación de estas botellas.

“Las pruebas son muy minuciosas, los controles de calidad son numerosos y se verifica hasta el mínimo detalle del producto”, aseguró Carlos.

Las preformas son enviadas a las plantas socias embotelladoras de Coca-Cola en Bolivia, Embol y Nudelpa, donde se encargan del soplado, el llenado y todos los últimos detalles para que estas nuevas botellas vuelvan al mercado.

“Este proceso evita que muchas botellas PET lleguen a contaminar las calles, ríos, parques o finalmente terminen afectando directamente al medio ambiente”, señaló Limpias.

Botella a Botella, hacemos un cambio

La reutilización de los envases es parte de la iniciativa a nivel mundial de Coca-Cola llamada Botella a Botella (B2B) que tiene la meta de reducir la huella de carbono que el sistema genera en sus procesos industriales y busca recuperar al menos el 50% de las botellas que la Compañía pone en el mercado.

Coca-Cola es pionera en el desarrollo de envases sostenibles en el mercado boliviano. Hasta la fecha, se ha llegado a incorporar hasta un 10% de resina reciclada en la fabricación de las botellas y este año se apunta a consolidar hasta un 20%. Además, la Compañía trabaja en la reducción del peso de los envases para utilizar menos cantidad de recursos.