Profundizar estrategias de reciclaje inclusivo en las ciudades es clave para asegurar un futuro sustentable. Por ello, a instancias de la Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo (IRR), The Economist Intelligence Unit analizó el estado de situación sobre este tema en 12 ciudades de América Latina y el Caribe y elaboró el informe “Avances y desafíos para el reciclaje inclusivo”. El documento contiene una serie de recomendaciones para mejorar las prácticas normativas, organizativas y de mercado.

La IRR fue creada en 2011 y está conformada por Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), la División de Agua y Saneamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Coca-Cola América Latina, Fundación Avina, la Red Latinoamericana de Recicladores (Red-LACRE) y PepsiCo Latinoamérica.

Aquí las nueve recomendaciones:

  1. Contar con normativas y políticas que integren a los recicladores de base. Uno de los riesgos en la región es la vulnerabilidad de la aplicación de políticas públicas cuando cambian las autoridades locales si estas no están vinculadas al sistema normativo a través de leyes o decretos.
  2. Incluir a la ciudadanía en el reciclaje dado que es la principal generadora de residuos sólidos. Uno de los desafíos que arrojan los resultados del estudio es el desconocimiento que poseen los ciudadanos sobre la problemática de los recicladores y los potenciales beneficios sociales, económicos y ambientales que ellos generan.
  3. Dar más transparencia en los procesos de licitación del municipio y mejorar la recopilación de información en la gestión de residuos sólidos. Los principales retos identificados en las evaluaciones de las 12 ciudades radican en la ausencia de información pública en temas de reciclaje inclusivo y en la falta de acceso de organizaciones de recicladores a formar parte de licitaciones para la cadena de gestión integral de residuos sólidos.
  4. Incorporar formalmente a los recicladores en la gestión de residuos sólidos a través de contratos u otros mecanismos y reconocer legalmente su profesión.
  5. Facilitar el mayor acceso a herramientas de financiamiento para las asociaciones comerciales de recicladores. Uno de los principales obstáculos para el desarrollo de las cooperativas y microempresas es la falta de financiamiento: en 75% de las ciudades analizadas, las organizaciones comerciales de recicladores no tienen acceso a mecanismos de financiamiento.
  6. Las políticas laborales deben tomar en cuentas las necesidades y riesgos que enfrentan las mujeres recicladoras. Las evaluaciones arrojaron un resultado débil en términos del enfoque de género en las condiciones de trabajo para mujeres recicladoras.
  7. El liderazgo de las asociaciones de recicladores debe considerar mejor la diversidad de género.
  8. Mejorar el acceso y el almacenamiento del material reciclable para los recicladores de base son pasos importantes para su mayor comercialización. Dentro de este ámbito, se torna fundamental que los gobiernos locales y las organizaciones de recicladores aúnen esfuerzos para mejorar las condiciones de trabajo, y así permitir que los recicladores generen mayor valor en la cadena.
  9. La contratación directa y el pago fijo por servicios son algunas de las vías para que los recicladores mejoren sus ingresos.

Si quieres conocer por que los recicladores urbanos son clave para la economía, lee esta nota.