"No hay un buen negocio en una sociedad quebrada. Los límites del planeta necesitan ser respetados".

Esta idea de Marina Grossi, presidente del Consejo Empresarial Brasileño para el Desarrollo Sostenible (CEBDS), viene siendo absorbida por grandes empresas de todo el mundo. Sin embargo, de acuerdo con la economista, todavía hay un largo camino por recorrer hacia emprendimientos cada vez más asociados con el medio ambiente y la sociedad.

En los últimos meses, Marina ha trabajado para comprometer a socios con una importante iniciativa: el 8º Foro Mundial del Agua, que se realizará en marzo del próximo año en Brasilia. La idea es que el Foro tenga por primera vez un Grupo Focal de Sostenibilidad, liderado por el CEBDS y transversal a todos los otros procesos del evento.

"La idea de que la sociedad y los negocios dependen de una buena gestión de los recursos hídricos es cada vez mayor. El agua es un elemento integrado a diversos factores importantes: la seguridad hídrica, la alimentaria y la energética. Todo el mundo se perjudica en una crisis, desde las grandes y pequeñas empresas hasta los consumidores”, afirma la economista, quien el mes pasado estuvo en Estocolmo, Suecia, donde participó en la Semana Mundial del Agua.

"Allí creamos importantes alianzas, como la alianza entre CEBDS, Confederación Nacional de la Industria (CNI), Red Brasil del Pacto Global, World Business Council for Sustainable Development, CEO Water Mandate y Carbon Disclosure Program (CDP), que juntos están estructurando una agenda empresarial global para el Foro", comenta.

Uno de los principales eslabones de discusión del Foro Mundial del Agua son los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, además de otras metas relacionadas al agua y al Acuerdo Climático de París.

Entre los objetivos del Grupo Focal de Sostenibilidad están la promoción de debates y la proposición de acciones para el desarrollo de modelos y prácticas de gestión más sostenibles de los recursos hídricos. Por ello, una de las iniciativas previstas por la alianza citada por Marina es el Business Day -abierto a la participación de representantes políticos y de la sociedad civil-, que abordará los principales aspectos de la agenda de agua para el sector empresarial y se realizará en la víspera de la apertura oficial del Foro.

"Los resultados de este evento serán llevados a un panel de alto nivel empresarial dentro del Foro. Además, el CEBDS y los miembros de la Business Alliance para Agua y Clima (BAFWAC) están trabajando en una versión actualizada del Compromiso por la Seguridad Hídrica, con énfasis en resultados prácticos y monitoreos relacionados con el cumplimiento de las metas del ODS 6+ de la ONU: Agua para todos".

La sostenibilidad es ir más allá del impacto cero

Años atrás, las grandes empresas ponían cero o poco interés en el impacto ambiental que causaban. Ahora, existe la noción de que no basta, por ejemplo, reutilizar el agua que consumen en sus procesos productivos si las comunidades que compran sus productos no tienen el recurso en casa.

"Las empresas hablaban mucho de responsabilidad corporativa, pero no percibían que la cuestión económica está muy ligada al respeto al medio ambiente y a la construcción de una sociedad más justa. Estos tres pilares, articulados, traen prosperidad para el negocio. La sostenibilidad es ir más allá del cumplimiento, es decir, de las reglas y responsabilidades básicas de una empresa. Es garantizar los recursos de la sociedad y tener una visión a largo plazo", afirma Marina.

En 2014, el Consejo realizó, en asociación con Accenture, una encuesta con ejecutivos senior de más de 15 sectores industriales. De los 100 líderes empresariales, el 99% creía que el tema de la sostenibilidad era importante o muy importante para los negocios. El estudio también apuntó que la mitad de las empresas encuestadas habían aumentado el volumen de recursos dedicados a la sostenibilidad, con destaque para inversiones en innovación, presupuesto de rutina y equipos propios dedicados.

A pesar de ver avances en la trayectoria de 20 años del CEBDS, Marina destaca que aún queda mucho trabajo por hacer. En cuanto a los recursos hídricos, las medianas y pequeñas empresas, por ejemplo, tienen gran dificultad para medir lo que gastan y lo que reaprovechan.

Las grandes compañías consiguen hacer esto, y suelen tener agendas a más largo plazo y ser más exitosas que el gobierno en algunas prácticas. Uno de los ejemplos citados es la evolución de la reutilización de agua y también la implementación de infraestructura verde (usar recursos naturales en vez de grandes obras de ingeniería).

Sin embargo, la presidenta del CEBDS refuerza: "Las empresas tienen que ser aún más ambiciosas cuando se trata de la sostenibilidad, ir más allá de sus fronteras. El ODS 6+ habla sobre agua potable y saneamiento básico para todos hasta 2030. Por ello, existe hoy esta agenda global en curso para gobiernos, empresas y sociedad en todo el mundo”.

Por supuesto, según Marina, el sector no debe y no tiene que ser protagonista en todos los aspectos, pero tiene un gran potencial de innovar, fomentar discusiones y generar eslabones entre diferentes agentes de ese cambio.