Para Coca-Cola el agua es una prioridad. Por eso se compromete a optimizar la utilización de este recurso tan preciado durante todo su proceso productivo. Para lograr este objetivo, la Compañía lleva adelante acciones y procesos enfocados en tres áreas importantes: reducir, reutilizar y reponer. 

Reducir el uso de agua

Todas las plantas embotelladoras tienen lavadoras de botellas para los envases retornables. “Estas máquinas han sido modificadas para que utilicen menos agua en el proceso, funcionando de manera eficiente”, explica Ninoska Fuentes, Jefe Nacional del Sistema Integrado de Embol, uno de los embotelladores de la Compañía en Bolivia.

Una de las modificaciones que supone una gran diferencia en la reducción del uso del agua fue el cambio de tamaño de los conductores que se utilizan en el proceso del lavado.

Además, todos los procesos cuentan con un indicador de ratio, indispensable para la gestión del agua en cada planta, que se revisa rigurosamente cada mes. Las embotelladoras de Santa Cruz, Cochabamba y La Paz tienen un sistema de limpieza CIP (cleaning in place o limpieza en el lugar) que ayuda a reducir el uso del agua en este proceso.

Con estas acciones, que se implementaron en más de 30 fases, Embol logró reducir el ratio de consumo de agua en 21% hasta 2015. La meta es reducir el agua utilizada en la producción de un litro de bebida a 1,93 litros en los siguientes años.

Tratar el agua 

Recuperamos el agua usada en nuestros procesos productivos para volver a utilizarla en actividades internas como limpieza o riego. Tenemos plantas de tratamiento de efluentes –tanto industriales como domésticos– en nuestras plantas a nivel nacional. 

Reabastecer el agua

El cuidado del agua y la adecuada gestión de los recursos hídricos es una parte fundamental. A nivel global, Coca-Cola tiene el compromiso de reponer hasta 2020 el 100% del agua utilizada en la elaboración de sus productos.

Esta meta se cumplió antes de lo previsto, en agosto de 2016, y la Compañía se coronó como la primera empresa del Ranking Fortune 500 en lograr el objetivo de reabastecer el 100% agua que emplea en sus bebidas y procesos productivos.

En Bolivia, la Fundación Natura y la Fundación Coca-Cola trabajan juntos para solucionar uno de los problemas que afecta a las fuentes de agua en Santa Cruz, como es la deforestación. A través de la firma de Acuerdos Recíprocos por Agua (ARA), se otorgan incentivos a las comunidades a cambio de su compromiso de conservación del medio ambiente.

También está en marcha en Cochabamba Cosecha Azul, un programa que busca mejorar el uso de los suelos para disminuir los procesos de erosión y mejorar la retención e infiltración del agua.

Otro eje importante para la Compañía es el re-uso del agua. Por eso, en Cochabamba, hay una planta de tratamiento que funciona desde 2008 y que repone el agua a la naturaleza en condiciones de potabilidad. 

Si quieres conocer más sobre los proyectos de reposición de agua a la naturaleza, lee esta nota