Más opciones de bebidas, menos azúcar, más información y envases más pequeños son las principales paradas de la ruta hacia el futuro de The Coca-Cola Company. Es la nueva mirada y la nueva forma de hacer las cosas de su CEO James Quincey, quien ha elegido a Bea Pérez como uno de sus más estrechos colaboradores para capitanear esta estrategia.

Al frente del nuevo departamento de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad, esta estadounidense de ascendencia española y cubana maneja asuntos claves para los objetivos del negocio en su aspiración de convertirse en una “Compañía total de bebidas”, según Quincey.

Desde que llegara a The Coca-Cola Company en 1996, Bea Pérez ha desempeñado cargos de creciente responsabilidad. En 2011 se convirtió en la primera Directora de Sostenibilidad, diseñando un plan global para contribuir al crecimiento del negocio sin que este dejara de generar cambios positivos para los consumidores, las comunidades en las que la Compañía está presente y el medio ambiente.

Firme defensora de la capacitación personal y profesional de las mujeres como motores de la economía e inspiradoras del cambio, aprovechamos para hablar con ella del futuro de The Coca-Cola Company, los principales desafíos de la Compañía, sus logros en sostenibilidad y su compromiso con las generaciones futuras.

El nombramiento de James Quincey como CEO ha inaugurado una nueva etapa en The Coca-Cola Company. ¿En qué centran sus principales esfuerzos?

Nuestra mayor prioridad en estos momentos es impulsar el crecimiento de la Compañía llevando al mercado los productos que los consumidores demandan, lo que llamamos “marcas centradas en el consumidor".

A través de la estrategia Nuestra ruta hacia el futuro, estamos ofreciendo más opciones sin azúcares añadidos de nuestras bebidas ya existentes, bebidas nuevas en categorías emergentes como té orgánico, agua de coco o café listo para tomar, entre otras, así como priorizando el valor añadido sobre el volumen de ventas.

Para facilitar este cambio, hemos implementado un modelo operativo más ligero y estamos trabajando también en la digitalización del negocio.

Concretamente, ¿qué están haciendo para que los consumidores, cada vez más preocupados por la ingesta de azúcar, escojan las bebidas de The Coca-Cola Company?

Son muchas las personas que ya no comen ni beben la misma cantidad de azúcar que hace un tiempo. Un cambio importante en las preferencias de consumo que estamos atendiendo con un portafolio de bebidas que responden a estos nuevos gustos y deseos.

Este año anunciamos que apoyamos las recomendaciones de las principales autoridades sanitarias, como la Organización Mundial de la Salud, de limitar el consumo diario de azúcares añadidos a un máximo del 10% de la ingesta total de energía. Si bien un consumo moderado de azúcar no es perjudicial para la salud, uno excesivo no es bueno para nadie.

Además, estamos reformulando muchas de nuestras bebidas para reducir su contenido en azúcar con acciones como las siguientes:

  • A nivel global, hemos reducido el azúcar en más de 200 de nuestras bebidas y alrededor del 40% de ellas están disponibles en envases de 250 ml o menos para que los consumidores puedan controlar su ingesta de azúcar.
  • Estamos consiguiendo que las opciones sin azúcares añadidos se puedan encontrar más fácilmente y en más lugares.
  • Incrementamos nuestros esfuerzos en marketing para lograr que la gente sea más consciente de la existencia de estas opciones sin azúcar en sus mercados locales.
  • Estamos investigando y comercializando nuevas alternativas al azúcar que nos ayuden a seguir ofreciendo los mismos sabores que la gente adora pero con menos azúcar.

Bea Pérez, Vicepresidenta y Jefa de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad de The Coca-Cola Company
Bea Pérez afirma que The Coca-Cola Company está atendiendo al cambio en las preferencias de consumo con un portfolio de bebidas que responde a estos nuevos gustos y deseos.

La sostenibilidad forma parte desde hace años del corazón del modelo de negocio de The Coca-Cola Company. ¿Por qué es tan importante y cuáles son los desafíos a la hora de comunicar la responsabilidad corporativa de una Compañía como esta?

Los ciudadanos están cada vez más preocupados sobre cómo funcionan y crecen las empresas, sobre cómo impactan en el medio ambiente y en las comunidades en las que operan. Esperan que marquemos una diferencia positiva en los asuntos que más les importan.

Por ello, el futuro de nuestro negocio también depende de que The Coca-Cola Company tenga "licencia social para operar" en los territorios en los que estamos presentes. Para obtenerla, hemos de comunicar a nuestros socios locales quiénes somos y lo que hacemos: crear empleo, potenciar la economía local, preservar el medio ambiente y fomentar la diversidad.

El principal reto a la hora de comunicar nuestros avances en sostenibilidad es hacer ver que tenemos múltiples compromisos en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y que nos esforzamos en encontrar las mejores vías para compartir esos logros con nuestros grupos de interés. De hecho, hemos pasado de publicar anualmente nuestros informes de sostenibilidad a ofrecer esa información actualizada en internet, haciéndola más fácil de encontrar y de leer.

The Coca-Cola Company ha presentado recientemente su Informe de Sostenibilidad 2016. ¿Cuáles son los principales logros?

En 2016 la Compañía consiguió rellenar o recuperar y reciclar el equivalente al 60% de las botellas y de las latas introducidas en el mercado ese año.

The Coca-Cola Company se ha propuesto para 2020 reducir sus emisiones de CO2 un 25% respecto a los niveles de 2010. El año pasado, por ejemplo, se redujeron un 14%, lo que pone a la Compañía en el camino de alcanzar el objetivo de 2020.

El agua es vital para Coca-Cola: no solo es el ingrediente principal de sus bebidas, sino que es indispensable para cultivar los productos agrícolas con los que producirlas. En 2016, la Compañía continuó reponiendo el 100% del agua contenida en sus bebidas a través de decenas de proyectos en todo el mundo, lo que supuso reponer a la naturaleza y las comunidades 221.700 millones de litros de agua.

Siendo una Compañía global que opera en más de 200 países, ¿cómo se logra tener un vínculo tan arraigado en cada país y comunidad?

Nuestro éxito se basa en tener un sistema alineado que está formado por un grupo dinámico de personas que comparten la visión y los valores de la Compañía, ya sea trabajando en los embotelladores o en nuestras oficinas regionales.

En cada uno de los más de 200 países que venden nuestros productos contamos con equipos locales que mantienen vínculos estrechos con nuestros grupos de interés y tienen una capacidad única de captar las oportunidades y aprovecharlas.

Confiamos en todos estos equipos para desarrollar e implementar programas apropiados con la ayuda de nuestros socios locales, que son los que tienen el conocimiento de primera mano, sobre el terreno.