La magia de un partido de fútbol no solo está en las jugadas, gambetas o habilidades de los deportistas que luchan de forma incansable por sus equipos. También está en la pasión, el fervor y el aliento que baja a la cancha desde la tribuna.

Los gritos de miles de personas se unen por una sola camiseta. Los hinchas viven su propia fiesta con bombos, trompetas, globos y banderas desde las gradas.

Durante el encuentro entre las selecciones de Bolivia y Ecuador por la décima fecha de las eliminatorias rumbo al mundial de Rusia 2018, la hinchada boliviana, con la ayuda de Coca-Cola, desplegó la bandera más grande nunca antes vista en este estadio sumando aún más emoción al encuentro.

La tricolor en toda su grandeza

Para el evento deportivo, Coca-Cola, auspicia dor oficial de la Selección Boliviana de Fútbol, creó una bandera nacional de 120 metros de ancho por 30 de alto con un mensaje muy particular: “Hoy más que nunca, siente el sabor de tu pasión”.

Durante el partido, la bandera fue alzada por los propios hinchas. Los fanáticos ubicados en la parte inferior de la tribuna de oriente levantaron el emblema nacional en sus brazos y, demostrando una gran coordinación, lo pasaron hasta que fue recibido por los espectadores ubicados en lo más alto del sector, celebrando así, en equipo, el orgullo de ser boliviano.

El Estadio Hernando Siles de la Paz se transformó en un verdadero recinto de pasión y patriotismo. Los fanáticos, además de gozar de un encuentro de la tricolor y de un momento único con la bandera bolivi ana más grande de la historia en un recinto deportivo, se refrescaron gracias al sabor de Coca-Cola.