¡Vendidas!, pero por una buena causa. Las ocho letras que formaban la palabra “Coca-Cola” en el famoso letrero instalado por la compañía en 1974 en el barrio de Kings Cross, uno de los más emblemáticos de Sídney (Australia), han sido subastadas por 100.700 dólares.

Los habitantes de la ciudad tuvieron la posibilidad de llevarse un pedacito de su propia historia entre los días 7 y 12 de septiembre a través de eBay. La “c” minúscula fue la letra por la que se pujó más alto, alcanzando los 18.700 dólares.

Todo el dinero recaudado ha sido destinado a The Wayside Chapel, una organización que, desde 1964 y bajo el lema El amor sobre el odio, ofrece apoyo y acceso a los servicios básicos a personas sin hogar y con problemas de salud mental y de adicción a las drogas en el área de Kings Cross.

La instalación del cartel en 1974 cambió para siempre el paisaje de Kings Cross.

Un letrero más sostenible

En julio del año pasado, la histórica publicidad fue retirada con el objetivo de adaptarla a los nuevos tiempos y hacerla más sostenible. Sus más de 1.200 tubos de neón rojo y blanco han sido sustituidos por más de dos kilómetros de cable de iluminación LED.

Antes controlado por un equipo del tamaño de una furgoneta, ahora el letrero se enciende y apaga con uno prácticamente del tamaño de un teléfono móvil. La remodelación también refleja el fuerte compromiso de Coca-Cola con el medio ambiente, pues las nuevas luces LED del cartel consumen un 60% menos de energía.

Las inconfundibles letras blancas y el fondo rojo del viejo cartel fueron retirados en 2015.

Una seña de identidad de Sidney

“El rótulo de Coca-Cola de 1974 ha sido parte del skyline de Kings Cross durante más de 40 años, convirtiéndose en una de las señas de identidad de Sídney más reconocidas a nivel internacional, de modo que había que encontrar la manera de mantenerlo de alguna manera vivo, ¿y qué mejor que hacerlo a través de una organización benéfica como The Wayside Chapel?”, comentó el presidente de Coca-Cola para el Pacífico Sur, Roberto Mercadé.

Son varios los enormes carteles publicitarios que, a lo largo de sus 130 años de vida, Coca-Cola ha ido colocando en algunos de los lugares más emblemáticos del mundo, y que han acabado convirtiéndose en iconos del paisaje urbano. Por ejemplo, el de Piccadilly Circus en Londres, que también tiene mucha historia.