¿Alguna vez sentiste fatiga en tu jornada laboral, pérdida de concentración o desgano? Entonces es probable que no te estés hidratando de la manera correcta. En situaciones cotidianas es posible que se nos olvide mantener la hidratación de manera continua; sin embargo, esto es algo que no debemos perder de vista.

Elemento vital

El Dr. Jorge Sarango, especialista en Medicina Deportiva, nos explica que el agua es el principal componente del cuerpo humano y cumple numerosas funciones esenciales, como el transporte de nutrientes, desechos de células, el transporte de hormonas, enzimas y células, entre otros. El funcionamiento general del organismo depende de que el líquido se encuentre en la cantidad necesaria.

Existe una ingesta ideal de agua que se debe consumir de acuerdo a la edad y masa corporal, ya que falta de hidratación  produce alteraciones en el organismo.

Cuando una persona sufre deshidratación, la disminución del sodio altera la capacidad de análisis e incluso la toma de decisiones: un elemento importante en situaciones de trabajo bajo altas temperaturas medioambientales.

La falta de hidratación en el trabajo puede producir una deshidratación "crónica"; es decir, el organismo se somete a una pérdida progresiva de agua a diario, que no se recupera en la misma proporción. Lo que ocurre es que el porcentaje normal de agua corporal va disminuyendo progresivamente y surgen estados como la fatiga rápida en la jornada laboral, desgano, falta de atención, pérdida de concentración, lo cual deriva en un menor rendimiento laboral y deterioro de la salud.

Una hidratación adecuada

Se debe consumir el agua necesaria para reemplazar el líquido perdido y mantener así un equilibrio. Para definir la cantidad de agua que se debe consumir diariamente, se debe tener en cuenta variables como la edad, sexo, la masa corporal, la actividad física durante las horas de trabajo, al igual que el clima y la estación del año.

Por ejemplo, según algunos expertos, la ingesta diaria recomendada para personas de 19 a 50 años es de 3,7 litros para los hombres, mientras que para las mujeres es de 2,7 litros. El consumo debe incrementarse si el trabajo se realiza al aire libre o implica alguna actividad física, como en el caso de los bomberos, granjeros, mineros, empleados de parques, personal industrial y militares, entre otros.

Para recuperar el agua que tu cuerpo pierde cotidianamente, proponte establecer una rutina de hidratación diaria, y bebe entre 70 a 150 ml de agua (aproximadamente medio vaso) cada hora.

Para recuperar el agua que tu cuerpo pierde cotidianamente, proponte establecer una rutina de hidratación diaria, y bebe entre 70 a 150 ml de agua (aproximadamente medio vaso) cada hora.

Si quieres conocer el portafolio de Coca-Cola Bolivia, haz clic aquí.