Diez empresas bolivianas, incluida Embol Coca-Cola Bolivia, participan en la segunda edición de la campaña “Semilla Capital. ¡Para crecer juntos!” con el objetivo de contribuir a la reactivación económica de tiendas de barrio y pensiones de comida.

Cuando Limberg y Graciela estaban por cerrar su pensión en 2020, como consecuencia del duro golpe que significó la pandemia, apareció una esperanza: el apoyo del programa "Semilla Capital. ¡Para crecer juntos", una iniciativa que les dio las herramientas necesarias para seguir abiertos y reactivarse. Un año después, su pensión El Sitio, ubicada en la zona norte de la ciudad, se ha consolidado en la zona y es una muestra clara del éxito del programa.

"Nuestra pensión es la única fuente de ingreso que tenemos, por eso toda la familia trabaja unida. De a poco vamos reactivando las ventas y cuando levanten la actual restricción de circulación en la noche retomaremos la atención con comida rápida. El apoyo de parte de los clientes y las empresas proveedoras es importante para seguir con la atención", señala Graciela Vargas, propietaria del negocio de comida.

Y es que la crisis sanitaria y económica afectó de manera negativa a más del 60% de las pensiones y a muchos pequeños negocios que forman parte del corazón de sus comunidades. Por eso, Coca-Cola Bolivia y otras empresas lanzaron “Semilla Capital. ¡Para crecer juntos”, un programa de apoyo integral a pensiones de comida y restaurantes que entregó stock de productos y ofreció servicios para fortalecer la oferta comercial, además de acceso a créditos y financiamientos en condiciones favorables para invertir en sus emprendimientos.

Ahora, y ante el éxito de la primera edición del programa, diez empresas vuelven a unirse para llegar con “Semilla Capital 2.0 ¡Para crecer juntos!” a pymes de ocho ciudades del país: Santa Cruz, La Paz, Cochabamba, El Alto, Tarija, Sucre, Oruro y Potosí. En esta nueva edición, se unen las empresas Madepa, PedidosYa, Banco FIE y CBN, junto a Sofía, Embol Coca-Cola Bolivia, Unagro, Grupo Venado, Alicorp y VIVA.

Cada pyme recibirá un stock de productos y servicios para fortalecer su oferta comercial. Esto incluye elementos de bioseguridad; insumos de cocina y de limpieza; abarrotes para menús; publicidad; crédito para celular y datos móviles para promocionar sus negocios; acceso a crédito y pagos electrónicos; capacitaciones; delivery sin costo; entre otros.

Una primera edición exitosa

En la primera edición de la campaña se apoyó la reactivación económica de 1.600 negocios, entre tiendas y pensiones, en siete ciudades bolivianas.

Para apoyarlos, se llevó adelante una inversión de cerca de 2,7 millones de bolivianos. Y los resultados están a la vista: “Las ventas de estas pymes crecieron 6% en promedio, lo que nos demuestra que apoyándonos unos a otros podemos salir adelante y reactivar la economía de nuestro país”, afirmó Luis Lugones, Gerente de Asunto Públicos de Embol, una de las embotelladoras de Coca-Cola Bolivia.

El apoyo de Coca-Cola Bolivia a la segunda edición de este programa significa un paso más en el compromiso de la Compañía con las comunidades locales y con su extensa cadena de valor del cual genera 3.000 empleos directos en el país y tiene suscritos más de 420 contratos y servicios con terceros en toda la cadena de valor, generando más de 110.000 empleos indirectos, la mayoría de ellos pequeños negocios de barrio que representan el principal ingreso familiar.

De esta forma, esta acción se suma a otras, como los programas Gerente Pyme. Mi Negocio” y “Gerente Pyme. Mi Restaurante”, que impulsaron a miles de emprendedoras del país.