Ximena Jaramillo, experta en negocios digitales, recomienda algunas pautas para que las emprendedoras puedan rentabilizar sus negocios.

Fela Suzaño, propietaria del restaurante Lalelilolu en el centro histórico de Santa Cruz, reinventó su negocio en esta crisis gracias a la tecnología. Desde que recibió luz verde para dar el servicio de venta por delivery, Fela activó todas sus redes y, con la ayuda de sus hijas, sube su menú y promociones para satisfacer una demanda que empieza a crecer. Junto con su hija Claudia, pronto participarán de la edición en línea del programa Gerente Pyme. Mi restaurante, de la Fundación Coca-Cola de Bolivia, para capacitarse y reforzar su marca en canales digitales.

Como ella, muchas emprendedoras se enfrentan durante esta pandemia al desafío de migrar sus negocios a plataformas de internet y así expandir sus ventas a través de un nuevo modelo de negocio.

Según datos del Banco Mundial, en Bolivia el 34,5% de los jefes de hogar son mujeres empresarias o emprendedoras que hoy tienen el desafío de reinventarse apelando a la tecnología.

Journey conversó con Ximena Jaramillo, consultora en negocios digitales, quien está convencida de que las mujeres pueden ponerse al día con la reconversión digital utilizando herramientas sencillas, intuitivas y de fácil acceso.

Por medio de capacitaciones y mentorías en línea, Ximena apoya a mujeres para que den este paso. Su programa Digitalmente evolucionada comprende una serie de módulos y tiene el fin de ayudar a las emprendedoras a migrar sus negocios a plataformas digitales. “Las reglas del juego han cambiado, este es el nuevo mundo en las plataformas digitales. Va más allá de gestionar la marca a través de la publicidad en redes. Es posible evolucionar digitalmente con la ayuda de herramientas intuitivas que nos permiten crear nuestra página web y generar contenidos”, puntualizó  Ximena.

Tener conocimiento básico sobre herramientas digitales o partir desde cero no impide alcanzar el objetivo de rentabilizar un negocio a través de la digitalización, siempre que se sigan ciertos pasos que la experta recomienda. El primero es entender la economía digital, conocer la dinámica de internet y estimar las posibilidades que tiene un emprendimiento en este contexto. El segundo, definir bien el mercado al que se quiere llegar y conocer al detalle los productos o servicios que se ofertan. El tercero, aprender destrezas y manejar herramientas, para lo cual es necesario cultivar la motivación y la curiosidad, que juegan un papel importante en esta evolución. “Hay que atreverse sin temor a equivocarse. Las emprendedoras conocen su negocio mejor que nadie, son expertas que llevan años trabajando su marca, el resto son solo herramientas, las cuales son fáciles de aprender porque cada vez son más sencillas”, acota la especialista.

Los pagos con tarjeta, y en línea son incorporados a los negocios 

La planificación y las herramientas, claves para lograr resultados

Si hay un aspecto en el que Ximena hace hincapié, es en la educación online. Pero, aunque está al alcance de todos, aclara que sus beneficios se perciben con disciplina. “Los datos están ahí, en internet. Existen miles de horas de contenido gratuito en línea que puede resolver cualquier problema. Solo es necesario organizarse y acceder a la información indicada para implementar un proyecto digital”, sostiene.

El trabajo remoto es otra opción a la hora de migrar a las plataformas digitales. Con el confinamiento por la pandemia, muchas emprendedoras ya están experimentando esta nueva forma de trabajo. Ximena considera fundamental esta nueva dinámica que ahorra tiempo, costos y deja abierta la posibilidad de expandir la marca con la contratación de colaboradores de otras regiones del país y del mundo.

El Movimiento No code es de gran ayuda cuando se buscan soportes digitales, ya que contempla plataformas gratuitas y de pago que permiten hacer un desarrollo de software incluso sin tener base en programación. Algunos ejemplos son Shopify, para crear tiendas online, Webflow, para diseñar una web, o Thunkable, para desarrollar una app. Para explorar estas herramientas, basta con poner “no code tools” en el buscador.

Más allá de las ventajas que aportan estas herramientas, Ximena asegura que la mujer boliviana se destaca por su tenacidad y capacidad de adaptación. “Esta crisis solo ha mostrado que las bolivianas tienen un alto grado de creatividad; existe una cultura de emprendimiento que las diferencia, ya que su mente está entrenada para el cambio“, concluye con optimismo.