Es oasis en medio de la nada: rodeada de lotes baldíos se levanta orgullosa la tienda de Benigna Ayllón, justo al final de la Urbanización Satélite Norte en el municipio de Warnes, a 24 kilómetros al norte de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. Allí, ella atiende con una sonrisa a los clientes que llegan cada día.

Benigna es una de las mujeres emprendedoras que forma parte del programa “Gerente Pyme. Mi negocio”. Esta iniciativa, que llevan adelante la Fundación Coca-Cola de Bolivia y el grupo Nueva Economía a través de la Red Nueva Empresa, ya capacitó a más de 1.500 mujeres en Bolivia. Durante dos meses las asistentes al curso acceden a talleres virtuales sobre gerencia, marketing y contabilidad.

“En los talleres estoy aprendiendo muchas cosas, por ejemplo, a administrar mejor para ver mis ganancias. Mi hija menor me ayuda con la venta y las tareas”, cuenta con una gran sonrisa esta madre de cuatro hijos.

La venta de bebidas y alimentos es una actividad que Benigna realiza con soltura. Desde joven se dedicó a este negocio en su comunidad natal, Tirantes en Cochabamba, de donde emigró hace cuatro años a causa de la sequía. Cada día abre su tienda a las cinco de la mañana cuando el panadero toca su puerta y la cierra después de las diez de la noche. Su tienda es su trabajo y su sustento, y desde que enviudó hace un año le dedica toda su energía para administrarla.

“Siempre he sido trabajadora, a lomo de burro vendía en el campo mis cositas. Caminaba más de cuatro horas. También he vendido comida y chicha en Villa Granada antes de venir a Santa Cruz”, relata a Journey.

Benigna sueña con abrir un micromercado, porque su urbanización es una de las de mayor expansión comercial entre Santa Cruz y Warnes. “Ahora estoy aprendiendo muchas cosas útiles y ya he pagado todos mis créditos. También quiero volver a vender empanadas con api (mazamorra de maiz) en la acera o  abrir un snack en la otra tienda que era la rockola de mi marido“,  asegura con timidez.

El programa “Gerente Pyme. Mi Negocio” está alineado 5by20, compromiso global de Coca-Cola para capacitar a cinco millones de mujeres emprendedoras antes del año 2020. La iniciativa se centra en eliminar los obstáculos más frecuentes a los que se enfrentan las mujeres mediante el acceso a cursos de formación en negocios, servicios financieros y conexiones con mentores.