Coca-Cola Bolivia, en alianza con Embol y Pedidos Ya, se sumó a la campaña global Para Todas las Mesas, una iniciativa que busca combatir la inseguridad alimentaria y apoyar la reactivación de restaurantes.

Cincuenta mil niños. Esa cifra resume el alcance que ha tenido en 31 años la Fundación Alalay, una organización fundada en 1990 por Claudia Gonzáles con un objetivo claro: trabajar para garantizar la seguridad alimentaria de los niños. En la actualidad, la fundación atiende a más de 5.000 niños, niñas y adolescentes en las ciudades de La Paz, Cochabamba, El Alto y Santa Cruz, y se enfoca en aquellos que están en situación de calle, que sufren de violencia intrafamiliar o que se encuentran en la pobreza. El apoyo va desde alimentación hasta salud, educación, y otros derechos fundamentales.

Para apoyar ese trabajo, Coca-Cola Bolivia sumó a la fundación a la campaña global de la Compañía denominada Para Todas las Mesas, una iniciativa que buscó generar una cadena solidaria en la que todos ganan.  

Entre el 7 de junio y el 7 de julio, los encargos a través de Pedidos Ya a los restaurantes adheridos a la campaña tuvieron un doble impacto positivo. Por un lado, significaron un espaldarazo a uno de los rubros más golpeados por la pandemia, como es el gastronómico. Por otro lado, por cada producto del portafolio de Coca-Cola incluido en los pedidos, la Compañía realizó una donación a la Fundación Alalay, que transformó ese aporte en comida para los niños que atiende.

"Es una manera de marcar una diferencia positiva en todas las mesas, juntos y de manera colaborativa: los consumidores compran su comida, y nosotros le llevamos comida a otras personas que lo necesitan. Los consumidores ayudan a su restaurante favorito; nosotros y nuestros socios colaboramos con las ONG que ayudan a las personas más necesitadas", señala Luis Calderón, Gerente Nacional de Marketing Coca-Cola Bolivia.

Para Todas las Mesas se lanzó a fines de mayo en Brasil, México, Argentina, Chile, Colombia y Perú. En Bolivia, las donaciones de la Compañía se convirtieron en 4.200 platos de comida.

"Recibimos la noticia con alegría, con emoción en el área de nutrición. Saber que podemos contar con este apoyo para los niños de la calle y hogares de acogida y que tendrán cuatro alimentos al día es una bendición", señala la Directora de la Fundación Alalay.

En ese sentido, Claudia remarca que su principal motivación es “ayudar a que los niños salgan de ese círculo de violencia, pobreza y discriminación, para que puedan cambiar su historia y puedan desarrollarse de una manera digna y diferente": "Mi sueño es que un día en Bolivia ya no existan más niños en las calles".

La campaña Para Todas las Mesas se enmarca en un plan de acción que la Compañía viene impulsando a nivel global, especialmente en América Latina, para contrarrestar los efectos de la pandemia.  En Bolivia, la Compañía ha estado junto al personal de salud, y también codo a codo con los pequeños comercios, protagonistas de su extensa cadena de valor.