Se trató de una mañana especial para 12 estudiantes del colegio privado Americano: invitados por la Fundación Coca-Cola de Bolivia, cambiaron las aulas por una visita a la planta de Embol en la ciudad de Santa Cruz.

Claudia Fernández, Gerente de Asuntos Públicos de Coca-Cola en Bolivia, recibió al contingente en la sala de reuniones y explicó con vídeos las claves de la política de sustentabilidad de la Compañía en Bolivia. “Nuestras acciones por el medio ambiente serán como una semillita que crecerá en nuestro entorno y eso es lo que queremos hacer desde la Compañía con los proyectos de sustentabilidad que tenemos a nivel mundial”, remarcó.

Luego comenzó el recorrido por la más grande embotelladora en Santa Cruz, con 11 líneas de producción, que estuvo guiado por José Manuel Mercado, Coordinador de Gestión y Optimización de la planta, quien contó el paso a paso del proceso de embotellado y respondió las inquietudes de los visitantes.


Lucía Hurtado, una de las más entusiastas del grupo, mostró un interés particular por el sistema de envasado de las bebidas y la tecnología utilizada en ello. “Es impresionante ver dónde envasan la Coca-Cola y que un porcentaje de esas botellas es de material reciclado”, sostuvo.

"Me llamó la atención eso de que gota de agua que se utiliza es una gota que se devuelve a la tierra", manifestó por su parte Valentina Donoso, en referencia al compromiso de la Compañía de devolver al planeta el 100% del agua que utiliza en sus procesos industriales.

La visita fue la primera de muchas que la Fundación Coca-Cola prevé organizar con colegios y agrupaciones para hacer conocer el trabajo en la planta y la importancia de los planes globales de Coca-Cola vinculados al cuidado del medio ambiente.