En los últimos 20 años la Fundación Coca-Coca Cola de Bolivia otorgó 40 becas de estudio a jóvenes de Bolivia. Irasema Isabel Pérez Quispe, una de las beneficiadas de las becas Forjando Futuro, se titulará este año de Licenciada en Administración de Empresas por la Universidad Católica Boliviana.

“Aquí todos trabajan en las ladrilleras. A lo mucho, llegamos a la ciudad de El Alto a estudiar pero no hasta La Paz, y menos a una universidad privada. Eso es imposible”, asegura Irasema Isabel Pérez Quispe. Sin embargo, ese sueño fue posible para ella: logró estudiar en una prestigiosa universidad privada de La Paz gracias la beca Forjando Futuro, que otorga la Fundación Coca-Cola de Bolivia.

Oriunda de Viacha, una población que se encuentra a 22 kilómetros al sudoeste de la ciudad de La Paz, Irasema vive con sus dos hermanos mayores y su madre. Le brillan los ojos al recordar el día que ganó la beca, en 2015; asegura que esa oportunidad le cambió la vida y le dio otra perspectiva sobre su futuro.

Irasema cursa el último año de la carrera de Administración de Empresas en la Universidad Católica Boliviana de San Pablo, ubicada en la zona Sur de la ciudad de La Paz. Cada día se despierta a las cinco de la mañana y se alista para el viaje de casi tres horas -toma dos autobuses y dos teleféricos- hasta la facultad. Según ella misma cuenta, este sacrificio se compensa con “la calidad del estudio y el acceso a la tecnología” que le brinda la beca.

En 2015, mientras leía un diario de circulación nacional, a Irasema le llamó la atención un aviso sobre la convocatoria a las becas Forjando Futuro. “Pedían tener una nota promedio superior a los 80 puntos en los últimos cuatro cursos del colegio y yo los tenía porque siempre fui dedicada a mis estudios. Con el apoyo de mi familia decidí postularme, pero nunca imaginé que podía ganar la beca. Ese día lloré de alegría”, relata emocionada.

Al igual que ella, en los últimos 20 años más de 40 jóvenes fueron beneficiados con la becas Forjando Futuro que otorga la Fundación Coca-Cola en convenio con la Universidad Católica. Los becados -27 mujeres y 13 hombres- se graduaron de las carreras de Economía, Derecho, Ciencias Políticas, Administración de Empresas, e Ingeniería Industrial, entre otras

El programa selecciona jóvenes con excelentes calificaciones de colegios fiscales, de convenio y particulares. La iniciativa, que comenzó en 1999 en la ciudad de La Paz y luego se extendió a Santa Cruz y Cochabamba, otorga tres becas por año, una en cada ciudad para cualquiera de las 20 carreras que ofrece esta universidad. La beca cubre el 100% de la matrícula de la carrera y dinero para la compra de libros y gastos de transporte.

A un año de obtener el título de licenciada en Administración de Empresas, Irasema sueña con especializarse en la creación de empresas sociales. Actualmente realiza una pasantía en una organización no gubernamental, una incubadora para jóvenes emprendedores de la ciudad de El Alto. Está convencida de que el país puede cambiar con emprendimientos y políticas sociales. “No he estudiado para hacerme rica: con mi carrera quiero ayudar a las personas a consolidar sus emprendimientos, quiero ser útil y retribuir a la sociedad”, afirma con la voz entrecortada.