Los vecinos del barrio 6 de Junio, en Trinidad, nunca imaginaron que el paisaje del lugar cambiaría tanto con la llegada de la pandemia de coronavirus. La cuarentena los mantiene en casa para cuidar de la salud de todos, pero quienes necesitan salir no dudan en pasar por la cámara de desinfección. La instalación del dispositivo sanitario es un logro de los dirigentes barriales, que se movilizaron y lograron concretar la instalación de esta medida sanitaria que alcanza al menos a 200 familias.  

Betsi Ortiz es una de las dirigentes que trabajó para mejorar las condiciones de su barrio y se emociona al pensar en su comunidad. Desde la instalación de la cámara en el ingreso del barrio todos se sienten mucho más seguros. “Como mujer, como madre, como vecina, estoy muy agradecida. Aquí es como si fuera un pueblito, así que este es un gran logro”, asegura. La llegada de este dispositivo fue posible gracias al esfuerzo conjunto de los vecinos, del municipio y de Nudelpa, la embotelladora de Coca-Cola en el norte boliviano.

La pandemia de COVID-19 ha desafiado a los sistemas de salud del mundo entero, pero también ha dejado al descubierto la cara más solidaria de la sociedad. En el caso de Bolivia, las donaciones son una clave importante para superar la crisis sanitaria y social. Incluso, algunos han decidido dar un paso más y llevar adelante diferentes acciones de apoyo en las comunidades. Tal es el caso de Nudelpa, que se ha propuesto apoyar en todo lo necesario al Gobierno Departamental y Municipal, incluso poniendo a disposición su asesoría y experticia en temas de bioseguridad.

Así, bajo la premisa de que en la prevención y la higiene radica el éxito de frenar la propagación del virus, otra de esas cámaras de desinfección fue instalada en la Dirección Departamental de Tránsito de Trinidad. Por este lugar pasan a diario un centenar de efectivos que patrullan las calles. “Esta cámara es muy importante para mantener las medidas de seguridad”, manifestó el comandante de esta unidad, Ronald Revollo.

Absael Antelo, Gerente de Suministros y Logística de Nudelpa, fue de los primeros en ofrecerse voluntariamente para participar en las mesas técnicas de trabajo y acción del Gobierno de Beni. En esa instancia, se presentaron a las autoridades los estrictos protocolos de bioseguridad que se aplican en la empresa desde hace más de 30 años.

“Esta es la única manera de enfrentarnos a la pandemia. La comunidad donde operamos nos necesita más que nunca y por ello tomamos el camino de la acción para que nuestros trabajadores, clientes y toda la población note que unidos podemos marcar una diferencia ante la propagación del virus”, afirma Absael.

Proteger a los actores que luchan en primera línea contra la pandemia, como el personal de salud, policías y militares, es una prioridad en el norte boliviano, especialmente en Trinidad, la segunda ciudad del país más afectada por el virus. Las autoridades municipales no han escatimado esfuerzos y han sumado al equipo de contención el apoyo de organizaciones y empresas voluntarias.

“Estamos muy agradecidos con la ayuda”, manifestó el alcalde de Trinidad, Mario Suárez, quien ya ha coordinado con la embotelladora Nudelpa varias acciones como la instalación de una decena de cámaras desinfectantes y de lavamanos portátiles en diferentes puntos de la ciudad.

El material médico también es crucial a la hora de hacer frente al virus. Por eso, Nudelpa  donó cinco tubos de oxígeno al Hospital Cossmil, principal centro de atención a pacientes con COVID-19 de Trinidad, y gestionó la compra de varias cajas de hisopos para diagnóstico. “El oxígeno será de gran ayuda para las personas que se encuentran internadas”, recalcó el doctor Ignacio Salvatierra, en representación del Hospital Cossmil. La embotelladora también adquirirá equipos para el traslado de muestras a los laboratorios de Santa Cruz.

Las nuevas circunstancias exigen renovar constantemente las acciones que se llevan adelante y, conforme avance la propagación del virus, desde Nudelpa aseguran que implementarán nuevas medidas, tanto a nivel interno como externo. Además, continuarán con la instalación de lavamanos y cámaras desinfectantes en diferentes puntos de la ciudad y en otras ciudades del departamento como Riberalta y Guayaramerin, y en Cobija (Pando).