“Lo más importante es que las salteñas están llenas de jigote, un guiso caldoso que se cocina durante días, exuberante con pie de vaca roto y encendido con pasta de chile asado. Esto se deja reposar, luego se corta en cubos tambaleantes y se sella dentro de la masa. No se permiten bolsas de aire, no sea que las salteñas, a mitad de cocción, exploten”. Así describió el diario The New York Times a las salteñas que los hermanos  Oropeza venden en Queens. Y con eso alcanzó para volverlas famosas. 

La crónica se publicó en 2016, pero la aventura de los hermanos cochabambinos Alex, Patrick y David Oropeza comenzó bastante antes. Sus padres migraron al país del norte en 1977 para buscar mejores oportunidades. Alex, el único de sus hermanos que nació en Cochabamba, estudió economía y finanzas; Patrick estudió filosofía y mercado; y David estudió mercado e inglés. Pero aunque se formaron y trabajaron en diferentes campos profesionales, la gastronomía los unió en un proyecto que reúne su legado familiar y cultural. 

“La cultura de mi país es lo más importante, su comida, sus costumbres. Las mantendré vivas siempre más allá de nuestras fronteras”, cuenta Alex. Y para ello, él y sus hermanos han enfocado sus esfuerzos en las salteñas más famosas de Estados Unidos.

Los tres son dueños del restaurante “The Bolivian LLama Party”, que ofrece una variedad de platos típicos de la gastronomía boliviana. Sin embargo, su estrella es la salteña.

Su emprendimiento se inició en 2012, cuando vendían salteñas en las calles de Nueva York. Pero la crítica favorable en el The New York Times, y un video en INSIDER, los llevó al siguiente nivel.

Las salteñas han cautivado al público neoyorquino (Crédito: Facebook “The Bolivian Llama Party”)

“Todas son tan satisfactoriamente dulces y saladas como desearía alguien despierto a las 2 am y hambriento. La excepción es una versión de hongos de quinua sin condimentar en la que el agar-agar reemplaza la pata de vaca, lo que le da al jigote una textura ligeramente viscosa, que recuerda extrañamente al chop suey americano”, resalta la crónica del The New York Times sobre las salteñas.

Antes de la pandemia, tenían tres sucursales: una en Columbus Circle, en Manhattan; otra en Smorgasburg, en Brooklyn; además de la Queens. La crisis sanitaria los obligó a cerrar las dos primeras, pero desde Queens encontraron la forma de darle un nuevo impulso a su negocio.

“La salteña es nuestro producto estrella para salir de la crisis. Ahora las vendemos congeladas y entregamos con delivery por toda la ciudad”, explica  a Journey  Alex Oropeza, al otro lado del teléfono. “Nuestro principal objetivo en este momento es levantar el negocio. Con las salteñas congeladas nos va muy bien, vendemos 600 salteñas al día”, agrega, y cuenta que antes de la pandemia vendían hasta 15.000 salteñas en una semana.

“The Bolivian Llama Party” ofrece cinco tipos de salteñas: de carne de res, de carne de pollo, quinua tostada, vegetales y hongos ahumados. Pero si algo tienen claro estos hermanos emprendedores es la importancia de sus raíces, de volver cada tanto a Bolivia para renovar sus recetas y sus ideas. 

Los hermanos Oropeza unieron su pasión por la gastronomía en un proyecto que los vuelve a unir con sus raíces en Bolivia (Crédito: Facebook “The Bolivian Llama Party”)

Gracias al éxito del restaurante, la comunidad de Nueva York tiene presente un día clásico de la cultura boliviana: el Día de la Salteña, que se celebra cada 10 de noviembre. En Bolivia, Coca-Cola apoya la iniciativa con promociones especiales en los combos de salteñas, para apoyar la reactivación económica de los locales gastronómicos afectados por la pandemia.

Asimismo, en el marco de la plataforma regional Juntos Salimos Adelante, Coca-Cola realiza diferentes acciones para apoyar a las pymes de restaurantes y tiendas de barrio a sobrellevar los desafíos de la crisis sanitaria y social.