La Fundación Coca-Cola de Bolivia y el Grupo Nueva Economía ofrecieron capacitaciones sobre protocolos de bioseguridad a los exalumnos de los programas Gerente Pyme. Mi negocio y Gerente Pyme. Mi Restaurante. Conocemos la nueva realidad de las tiendas de barrio bolivianas.

En cuanto se declaró la cuarentena en Bolivia, a mediados de marzo, la realidad cambió para todos. Y para poder seguir trabajando muchos debieron adaptarse a los nuevos desafíos; como en el caso de los almaceneros, que prestan un servicio esencial en sus comunidades. Siendo así, Dannya Ayala tomó cartas en el asunto desde el primer momento, con el objetivo de dar seguridad tanto a sus clientes como a sus trabajadores del micromercado ubicado dentro de un condominio privado, al norte de la ciudad de Santa Cruz.

Comenzó por hacer obligatorio el uso de barbijo y alcohol en gel dentro de su local; y ahora, después de dos meses, “Barceló Express” cuenta con todo un paquete de medidas de bioseguridad, que van desde señalética en el piso para mantener la distancia reglamentaria, la desinfección periódica de la sala y los carritos de compra, y trajes especiales para los trabajadores.

Para hacer frente a la pandemia, el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz fue el primero en elaborar un protocolo sanitario específico para tiendas y almacenes, que sirve de ejemplo para todos los comercios del país. “Es una guía permite tomar las previsiones necesarias ante la emergencia sanitaria. En el caso de las tiendas de barrio, es un negocio que tiene una relación directa y continua con el cliente. Por eso es muy importante cumplir con el protocolo”, señala Sergio Siles, Secretario Municipal de Desarrollo Económico de la comuna de La Paz.

La tienda de Patricia Chávez -ex alumna del programa Gerente Pyme. Mi Negocio-, está ubicada en Alto Sopocachi, en la ciudad de La Paz: allí, las medidas de bioseguridad se han extremado para que el momento de la compra sea seguro para todos. Los clientes solo pueden ingresar al almacén con barbijo y guantes, y deben pasar su calzado por una bandeja con lavandina; una vez dentro, deben mantener el metro y medio de distancia. Además, Patricia desinfecta las monedas y billetes rigurosamente. “Este protocolo nos da seguridad y ayuda a la prevención”, explica desde el otro lado del teléfono.

La desinfección periódica de las instalaciones del local es una de las tantas medidas de bioseguridad que aplican las tiendas. 

Los programas Gerente Pyme. Mi negocio y Gerente Pyme. Mi Restaurante capacitan de forma gratuita y en línea a las mujeres dueñas de tiendas de barrio de toda Bolivia, y propietarios de restaurantes de Santa Cruz y La Paz, desde 2016. Ya se han formado a 3.015 personas y se prevé capacitar con ambos programas a otras 1.000 este año. Ambos están alineados con 5by20, el compromiso global de Coca-Cola para acompañar el crecimiento económico de cinco millones de mujeres emprendedoras para finales de 2020. Las capacitaciones ofrecen cursos de formación en diferentes áreas como negocios, servicios financieros y marketing, para que puedan sortear los obstáculos más frecuentes a los que se enfrentan. En el marco de la pandemia, la Fundación Coca-Cola de Bolivia y el Grupo Nueva Economía han desarrollado una serie de webinarios que apuntan a dar herramientas específicas para afrontar la situación actual.

Además de cuidar el momento de la atención, otra clave está en la desinfección de los envases de los productos. Por esa razón, Grecia Puita y su mamá, dos almaceneras de Potosí, han habilitado un sector exclusivo para recibir y limpiar la mercadería antes del expendio en su tienda. “No solo nos cuidamos nosotros, sino que también cuidamos de nuestros clientes”, afirma Grecia.

Ante esta nueva realidad, la adaptación es la única respuesta para seguir adelante. Y eso bien lo sabe Dannya. “Esta es una nueva forma de vida y todo cambio tiene un proceso. Hay que socializar estas medidas hasta que la gente se eduque y aprenda que esta esta es una nueva realidad”, reflexiona la propietaria de “Barceló Express”.

Algunos puntos importantes del protocolo de bioseguridad para tiendas elaborado por el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz:

- Evitar la aglomeración de personas, cumpliendo estrictamente la distancia mínima de un metro y medio (1,5 m.).

- En caso de comercializar productos frescos (verduras, legumbres, etc.), éstos no podrán estar expuestos en la zona exterior

- Cumplir con el protocolo de bioseguridad e higiene (uso de barbijos, lavado de manos permanente) y con la limpieza al interior del establecimiento.

- Difundir información a clientes y población en general respecto a los cuidados necesarios para evitar el brote del virus así como la líneas de atención sanitaria.

- En caso de contar con los medios, utilizar e inducir al pago electrónico con tarjeta de débito/crédito para minimizar la transmisión del virus a través de la moneda o papel moneda

- Tanto al inicio de la jornada laboral como al cierre de la misma, monitorear el estado de salud del personal y cumplir con los protocolos de salud ante cualquier sospecha de contagio;

- Instalar barreras de acrílico, vidrio u otro material, para evitar el brote del coronavirus en el área de despacho de los productos y atención al cliente.