Para María de las Mercedes Estévez, artesana que trabaja con plástico PET, lo que empezó como un pasatiempo terminó convirtiéndose en su negocio. Mele es el nombre de este emprendimiento donde se reutilizan latas, papel y botellas PET para transformarlas en coloridos aretes y flores, entre otras manualidades.

“Cada vez que algo cae en mis manos intento ver cómo puedo transformarlo”, expresó la artesana.

Su interés por utilizar el plástico y otros materiales para crear joyas comenzó en 2011, y desde hace un año participa en ferias de artesanía en la ciudad de La Paz. Ella  misma se encarga de todo el proceso de reciclado: desde cortar los moldes de las figuras elegidas, hasta pintar las formas y darles brillo.

Mele tiene un lema siempre presente: “Reutiliza, recicla e inventa”.

Entre sus creaciones podemos encontrar aretes y cajas decoradas confeccionados con recortes de botellas PET. También realiza repujado en latas de refrescos, llamativos colgantes para decorar la habitación y aretes hechos con las bases de las latas.

 “Debemos reducir la cantidad de residuos que hay en el mundo, y aprender a reutilizar esos productos”, señaló María.

“Reutiliza, recicla e inventa”

Más allá del arte y el ingenio presentes en sus manualidades, María es dueña de una filosofía de vida que lleva consigo a todas las ferias en las que participa: “Reutiliza, recicla, e inventa, todo puede tener otra vida”.

La artesana convierte el plástico en aretes, flores, broches y otros útiles.

Arte para compartir

Además de vender sus creaciones, Mele ofrece talleres gratuitos a los interesados en confeccionar su propia joyería y en conocer el uso que pueden darle a los envases de plástico, las latas de refresco o el papel reciclado.

“Comenzamos el taller hablando del plástico, de los diferentes polímeros que tiene el  material y cuándo se puede mezclar con otros plásticos para que no se escamen”, explicó la artesana.

¿Quieres conocer más historias sobre el reciclaje? Haz click aquí.