Visitamos nuevamente el restaurante de Lorena Bonilla, histórica participante de Gerente Pyme. Mi Restaurante, para conocer el desafío que asumió después de la pandemia para seguir trabajando. El programa de capacitación, que lleva adelante la Fundación Coca-Cola de Bolivia con el apoyo del Grupo Nueva Economía, se realiza en el país en el marco de 5by20, el compromiso global de la Compañía para acompañar el desarrollo económico de las mujeres alrededor del mundo.

Muchas cosas cambiaron en los últimos meses: la pandemia llegó y sacudió todas las estructuras y planes. Pero el espíritu pujante y perseverante de Lorena Bonilla permanece inmutable. Visitamos a esta  emprendedora gastronómica  en enero, cuando su local “Pollos Sool” comenzaba a tomar un nuevo vuelo luego de que su dueña participase en la primera edición de Gerente Pyme. Mi Restaurante, el programa de Coca-Cola Bolivia para acompañar el desarrollo económico de las mujeres del país. “Ser emprendedora es saber que uno puede, es empoderarse y no depender de alguien. Es crecer”, reflexiona Lorena, a varios meses de aquella primera entrevista.

Donde había desafíos, esta emprendedora vio oportunidades. Tiene 31 años, es la mayor de dos hermanas, y se tituló de Derecho y Trabajo Social, pero siempre quiso tener su negocio propio. Junto a su pareja, Daniel Callejas,  empezó su sueño emprendedor hace ocho años y desde entonces han cosechado varios logros: armaron un equipo de trabajo exitoso, generaron fuentes de empleo y fidelizaron a su clientela. Sin embargo, la pandemia la obligó a cerrar el local por más de dos meses y a postergar sus planes de expansión.

“El negocio es algo importante para nosotros. Es  algo nuestro, es un logro. Es como un hijo que queremos verlo crecer”, apunta Lorena, y se agrega en apurar: “No se nos ocurrió por ningún momento cerrar, resistimos y volvimos renovados. Cada paso es para  mejorar”.

Así, Lorena no se rindió. Pese a las restricciones administrativas del centro comercial donde se ubica su negocio, habilitó el delivery con el amparo de la normativa nacional. Y cuando pudieron reabrir la atención en sala, acondicionó la galería con todas las medidas de bioseguridad.

Reinventarse y empoderarse

En este mes de la mujer boliviana, Coca-Cola Bolivia quiere rendir homenaje a la fuerza transformadora de las mujeres. Por eso, mirar en retrospectiva las historias de las mujeres que pasaron por los cursos de Gerente Pyme. Mi Negocio y Gerente Pyme. Mi Restaurante es una forma de volver a destacar su lucha y su perseverancia.

Ambos programas, llevados adelante por la Fundación Coca-Cola y el Grupo Nueva Economía, capacitan, desde 2016, gratuitamente y en línea a las mujeres dueñas de tiendas de barrio de toda Bolivia y propietarios de restaurantes desde 2019. Ya se han formado a 4000 personas y se prevé capacitar con ambos programas a otras 1000 este año. Las iniciativas estás alineadas con 5by20, el compromiso global de la Compañía para acompañar el crecimiento económico de cinco millones de mujeres emprendedoras para finales de 2020. Las capacitaciones ofrecen cursos de formación en diferentes áreas como negocios, servicios financieros y marketing para que puedan sortear los obstáculos más frecuentes a los que se enfrentan.

Lorena es un ejemplo de constancia y de sacrificio. Ha sabido reinventarse y adaptarse, incluso en tiempos difíciles. “De este negocio dependen las familias de nuestros trabajadores. Tenemos que buscar alternativas para que el negocio marche, fidelizar a nuestros clientes y demostrarles que les ofrecemos un producto seguro”, apunta.

“Ahora más que nunca toca trabajar duro hasta que pueda abrir una sucursal de la pollería con infraestructura propia”, reflexiona Lorena.