De los 51 años que tiene María Petra Vaca, la mitad los ha pasado trabajando en la planta que Embol, la embotelladora de Coca-Cola en la ciudad de Santa Cruz. El camino para llegar al cargo que ocupa hoy, como asistente en el área administrativa, no fue fácil, pero con constancia y sacrificio pudo sortear las dificultades y hacerse un lugar dentro de la Compañía.

Si hay una fecha que María Petra tiene marcada en rojo en el calendario es el 14 de septiembre de 2009. Todavía se le llenan los ojos de lágrimas al pensar en la oportunidad que le cambió la vida a ella y a su familia: después de once años trabajando como limpiadora en las oficinas de la planta, le ofrecieron un puesto en el departamento de Contabilidad. Desde ese día, Embol se volvió su segunda casa y sus compañeros de trabajo, “ángeles guardianes”

“Me emociona recordar que la empresa creyó y confió en mí ciegamente. Hasta entonces, ninguna empresa donde había trabajado se había portado así conmigo. Necesitaba una garantía y el gerente de entonces no lo pensó dos veces y me apoyó para que pueda comprarme un lotecito donde ahora tengo mi casa. Me ha cambiado la vida”, explica a Journey María Petra, que gracias a su nuevo horario puede pasar los fines de semana con sus dos hijas y sus tres nietos.

María Petra llega todos los días a la oficina una hora antes de su horario de entrada para organizar el trabajo. Su puntualidad, humildad y amabilidad con quienes la rodean le sirvieron para ganarse el cariño de sus compañeros, quienes la eligieron como “embajadora de bienestar” en una encuesta interna realizada en Embol. "Me siento realizada por haber ido creciendo poco a poco. Siento el respeto del equipo con el que trabajo. Me gustaría seguir sumando desafíos en el área contable", asegura.

Formar parte de un equipo de trabajo y del Sistema Coca-Cola, que la impulsa día a día a crecer y a continuar capacitándose, hacen que María Petra se sienta “valorada y querida”. Ahora, quiere que su historia de superación se replique en otras mujeres que quieran progresar en la vida: “Todos los sueños se hacen realidad si uno trabaja con voluntad y constancia”.