En 2016 la Fundación Coca-Cola Bolivia y el Grupo Nueva Economía -a través de la Red Nueva Empresa- pusieron en marcha el programa Gerente Pyme. Mi Negocio”, que ya capacitó a más de 2.500 emprendedores, la mayoría de ellos mujeres. En 2019 la iniciativa llegó a 10 ciudades y formó a 600 personas, y continúa con su objetivo de capacitar a otras 1.000 para 2020.

Tesón, confianza y ganas de aprender son algunos de los rasgos comunes que se encuentran detrás de las historias de los cientos emprendedores que participaron en 2019 en el programa “Gerente Pyme. Mi Negocio”, que se desarrolló en diez ciudades y dos poblaciones provinciales de Bolivia. Este programa -principalmente dirigido a mujeres- sumó dos nuevos desafíos este año: la capacitación en ciudades alejadas del país y el lanzamiento de un curso dedicado especialmente a dueños de restaurantes.



En 2016, este programa -que la Fundación Coca-Cola y el grupo Nueva Economía llevan adelante a través de la Red Nueva Empresa- plantó su primera semilla en la ciudad de Cochabamba. Allí, doce mujeres se animaron a dar el paso y se capacitaron para hacer crecer sus negocios. Desde entonces, “Gerente Pyme. Mi Negociose consolidó en más regiones y formó gratuitamente y en línea a más de 2.500 personas, 80% de ellas mujeres.

En 2019 se concretaron nuevos desafíos, con el lanzamiento de la primera edición del programa en Cobija, en el departamento de Pando; y Riberalta, en Beni. El acceso a estas ciudades de la amazonia boliviana era limitado por las distancias y la accidentada geografía, por lo que el apoyo y coordinación de Nudelpa, embotellador de Coca-Cola en el norte del país, fue crucial.

Otro hito del 2019 fue el lanzamiento del programa “Gerente Pyme. Mi Restaurante, una alianza de la Fundación Coca-Cola de Bolivia y el Grupo Nueva Economía, con la Universidad para el Desarrollo y la Innovación (UDI). Esta edición contó con la participación de 15 propietarios de negocios de comida en la ciudad de Santa Cruz y para 2020 se pretende replicar en las ciudades de La Paz y Cochabamba.

A través de una plataforma digital de la Red Nueva Empresa, este programa ofrece talleres en administración, finanzas y marketing, que son de gran aporte para los propietarios de tiendas de barrio que asisten a los cursos. Es el caso de Felicidad Vargas, que después de asistir al curso se animó a abrir una nueva sucursal en el centro de Potosí y convirtió sus otros negocios en micromercados.

Al otro extremo del país, en Cobija, Shirley tomó impulso para abrir su propia peluquería después de trabajar 10 años como dependienta en un salón de belleza. "Gracias a los cursos me independicé y me armé de valor para abrir mi propio negocio en mi casa. Quiero seguir creciendo y tener varios salones", manifestó orgullosa.

También Yobana Garzón, de Tarija, dio cuenta del impulso que tomaron sus sueños luego de participar en el programa: "Empecé vendiendo cuatro cajas de cereales y visitando ferias de barrio. Después puse una tienda en mi casa y la empecé a surtir con abarrotes y gaseosas. Mi objetivo es poner un micromercado y ya estoy ampliando la reconstrucción en mi casa con ese propósito. El curso me ayudó a ser visionaria y ambiciosa".

Para la Fundación Coca-Cola de Bolivia, estas iniciativas son muy positivas y se van mejorando año a año. “Las mujeres son pilares fundamentales en la economía de sus familias y de sus comunidades. Como sistema Coca-Cola buscamos empoderarlas desde sus lugares de trabajo”, explicó Luis Lugones, Director de la Fundación.

Los programas están alineados con 5by20, el compromiso global de Coca-Cola que busca llegar a cinco millones de mujeres emprendedoras para 2020. La iniciativa se centra en eliminar los obstáculos más frecuentes a los que se enfrentan las mujeres mediante el acceso a cursos de formación en negocios, servicios financieros y conexiones con mentores. Coca-Cola también colabora con los gobiernos y la sociedad civil para atender las necesidades específicas de las mujeres de cada país