Estudios de diferentes organizaciones mundiales sitúan la capacidad emprendedora de las mujeres bolivianas entre las más altas de América Latina. Journey habló con algunas emprendedoras para conocer sus puntos de vista y motivaciones.

Emprender se ha convertido en los últimos tiempos en la acción que consolida sueños y abre puertas a la realización profesional y económica de muchas mujeres bolivianas que apuestan por diferentes proyectos. Pero emprender requiere organizar las diversas etapas de trabajo,  inversión de tiempo y dinero, y tener las herramientas para poder superar los obstáculos que se presenten.

“Emprender es hacer realidad mis sueños. Siempre estoy pensando en iniciar nuevos proyectos; ahora, por ejemplo, ya tengo cuatro en diferentes rubros”, relata emocionada Silvia Quevedo, presidenta de la Cámara de Mujeres Empresarias y Emprendedoras de Bolivia (CAMEBOL), quien participó junto a otras 1.200 mujeres en el Encuentro Nacional de Mujeres, Oportunidades Políticas y Comerciales para Empresarias y Emprendedoras, el pasado 10 de marzo en la ciudad de El Alto, La Paz. El evento reunió a emprendedoras bolivianas del sector de alimentos y bebidas procesadas, artesanías, además de servicios, tecnología e innovación.

Oyuki Yugar fue participante de la primera edición en Pando del programa Gerente Pyme. Mi Negocio”, impulsado por la Fundación Coca-Cola Bolivia y Grupo Nueva Economía, y también estuvo presente en el encuentro de emprendedoras. Considera que el rumbo que puede tomar un emprendimiento depende del esfuerzo y el tiempo que se le dedique. “Emprender es trabajar duro, es fijarse una meta y no parar hasta alcanzarla”, reflexiona la emprendedora, que tiene una tienda de gaseosas en Porvenir, un pueblo cercano a la capital de Pando.

Varios estudios de organismos internacionales, como ONU Mujeres, señalan que la mujer emprendedora boliviana afronta un momento de crecimiento muy particular; como dato, apuntan que el 84% de las empresas dirigidas por mujeres son microempresas. En tanto, investigaciones del Banco Mundial aseguran que, a diferencia de otros países, en Bolivia el 34,5% de los jefes de hogares son mujeres empresarias o emprendedoras.

“Emprender es la oportunidad de hacer sustentable en el tiempo una unidad de negocio que se vuelva un modo de vida”, considera Claudia Rivero, cuyo emprendimiento de productos de belleza naturales es muy exitoso en Santa Cruz.

Los programas “Gerente Pyme. Mi Negocio” y “Gerente Pyme. Mi Restaurante” ya han capacitado a más de 3.000 emprendedoras en Bolivia. Ambos brindan herramientas en marketing, negocios y finanzas, y se enmarcan en el compromiso global 5by20, una iniciativa global de Compañía Coca-Cola que busca acompañar a cinco millones de mujeres emprendedoras para este 2020.