Alrededor de 3000 personas forman parte del Sistema Coca-Cola Bolivia. Muchas de ellas son mujeres que llevan trabajando más de una década en la Compañía, ocupan distintos puestos, cargos jerárquicos y también se abren camino en el área de producción.

María Petra Vaca Flores, de 51 años, nunca imaginó que uno de los escritorios que limpió durante 11 años en la planta embotelladora Embol iba a ser el suyo y que desde allí tuviese que revisar facturas de proveedores y dar apoyo en Contabilidad y Desarrollo Humano. A Elida Moreno Chávez tampoco se le pasó por la cabeza que una práctica universitaria en atención al cliente, hace 33 años, le iba a permitir convertirse en la actual Gerente Administrativa-Financiera de Nudelpa, la embotelladora de Coca-Cola que opera en los departamentos de Beni y Pando.

Trabajar para el Sistema Coca-Cola no solo significa encontrar un mundo de oportunidades sino también enfrentarse a grandes desafíos, como el que asumieron Claudia Guereca y Nathalia Munhoz cuando dejaron su ciudad natal, La Paz, para establecerse en Santa Cruz junto a sus familias, hace más de un año.

“He podido desarrollar todas mis capacidades como profesional en la Compañía y me dan las mismas oportunidades que a cualquier otro trabajador. Mudarme con mi esposo y tres hijos fue la mejor decisión que hemos tomado”, aclara Claudia que se desempeña como Portafolio Manager flavors de Coca-Cola Bolivia para Perú y Bolivia.

Por su parte, Nathalia, quien a sus 28 años es la Gerente Nacional de Marketing de Coca-Cola Bolivia, considera que trabajar en la Compañía significa un gran reto como mujer profesional: “En Coca-Cola confiaron en mí para administrar varias marcas en el país. Me siento feliz y empoderada porque debo tomar decisiones importantes. Es una Compañía que comparte mis valores y principios”.

Además de Nudelpa, Coca-Cola Bolivia trabaja con la embotelladora Embol, que tiene plantas en los departamentos de Santa Cruz, Cochabamba, La Paz y Tarija. En esta última trabaja Maribel Palma como Analista de Inteligencia Comercial desde finales de 2019. Pero su vinculación con la Compañía comenzó en el año 2013, cuando entró por una pasantía en el área de Desarrollo Humano.

“Estoy segura de que cuando una mujer está realmente motivada y ve que otra mujer, al igual que ella, consigue sus metas, se convence de que puede hacer lo mismo. Eso genera el impulso que uno necesita para alcanzar su propio éxito. En Embol, las mujeres, tenemos esa oportunidad de crecer y motivar a otras con nuestro ejemplo”, añade Maribel.

Mientras que Wendy Canaviri, en la planta de Cochabamba, también comparte esos valores y perseverancia ya que hace 18 años trabaja en la embotelladora. Empezó como impulsora de los productos de Coca-Cola en los supermercados, después pasó a ser la coordinadora de las visitas a la planta y luego fue asistente de capacitaciones. Ahora ocupa el cargo de Ejecutiva en el área de Desarrollo Humano, donde está a cargo del área técnica, almacén y bodega: “Me siento motivada y bien conmigo misma por eso doy el 100 % en este trabajo que me apasiona. Embol me ha dado la oportunidad de tener desafíos sin límites. Cada día es un nuevo reto”.

Son diversas las áreas de una planta embotelladora, como también sus trabajadores. En medio de tubos de ensayo y fórmulas, Sonia Arias pasa sus jornadas en los laboratorios de la planta Embol en la ciudad de La Paz, donde trabaja hace 12 años. Su formación de técnico superior en Química y Procesos le ha permitido ser analista de línea, de insumos, microbiología y tratamiento de aguas hasta el cargo que hoy ocupa como Analista de Aseguramiento de Calidad en el área de logística.

“Cuando entré a trabajar era tímida. He notado un cambio en mi personalidad. He aprendido a interactuar, coordinar y gestionar con mi equipo de trabajo. Embol nos pone retos que nos permiten superarnos cada día”, manifiesta esta madre de tres niños.

Historias como las de estas siete mujeres se repiten en las diferentes plantas de las embotelladoras de Coca-Cola en Bolivia. Mujeres valerosas que día a día trabajan por superarse día a día y para permitir que la Compañía siga creciendo en el país.