Silveria Quentasi Jaita es de esas mujeres entrañables, queribles, recordables. Llegó a La Paz desde su natal Potosí hace ya 30 años para trabajar como empleada del hogar. El nacimiento de su hijo y el desempleo llegaron al mismo tiempo, pero lejos de amedrentarse Silveira vio la oportunidad de ser dueña de su propio negocio y de su tiempo.



Desde hace ocho años esta mujer abre cada día su tienda de abarrotes en un barrio residencial de la zona sur de La Paz, y sigue capacitándose para mejorar su negocio. En 2018 se convirtió en una de las 200 graduadas del programa “Gerente Pyme. Mi Negocio en la capital paceña, una iniciativa de la Fundación Coca-Cola y el Grupo Nueva Economía que se propone empoderar a 1.000 bolivianas por año.

Como en el caso de muchas emprendedoras, el pequeño comercio forma parte de su hogar, una casa alquilada que pronto abandonará: Silveira construye su propia vivienda en otro barrio de La Paz, donde se mudará antes de fin de año. “Mi tienda es parte de mí y donde me vaya será exitosa. En mi casa ya la llenaré como un micro mercado. De todo un poquito. Me irá bien, tengo fe”, asegura optimista.

A Silveira le gusta hablar y persuade con éxito a sus clientes. Confiesa que logró consolidar la tienda gracias a las promociones de las gaseosas: “Gracias a Coca-Cola he levantado mi negocio porque le saqué el jugo a las ofertas. Antes si llegábamos a un monto en ventas nos regalaban productos y luego yo los vendía. Con eso hice mi capital”.

Aunque esta mujer de 47 años apenas terminó la primaria, no tuvo miedo de aprender y fue una de las mejores alumnas del programa dirigido a dueñas de tiendas de barrio. Los capacitadores de “Gerente Pyme. Mi negocio” destacan que Silveira es una de esas personas que dejan huella por su carisma y simpatía. “La tecnología me pateaba, no sabía nada. La necesidad  me ha obligado”, dice sonriente mientras chequea sus redes sociales a cada rato.

Incluso los ejecutivos de Embol visitaron su tienda. “Ya todos me conocen, con esta tienda he conocido a mucha gente, encerrada en una casa no hubiese conocido a nadie”, comenta.

En diciembre de 2018 más de 200 mujeres se graduaron en La Paz del programa “Gerente Pyme. Mi negocio”. Una de ellas fue Silveria, que destacó la formación recibida, especialmente en el área contable. “Lo que más me ha llamado la atención es la parte de las cuentas. Hay que cuidar la platita”, añade.

El programa de la Fundación Coca-Cola y Grupo Nueva Economía se enmarca en 5by20, el compromiso global de la Compañía para empoderar a 5 millones de mujeres emprendedoras antes del año 2020.