Coca-Cola inició sus operaciones en Bolivia 76 años atrás. En estas más de siete décadas, no sólo acompañó los cambios económicos y sociales más importantes del país, sino que además se convirtió en una de sus industrias más sólidas, con una generación de 3.000 puestos de trabajo directos. En el Día de la Independencia boliviana, la Compañía renueva su compromiso de marcar una diferencia positiva y crear valor con productos de altísima calidad.

“Llegamos hace 76 años con el firme compromiso de ofrecer a la familia boliviana nuestro portafolio de productos de calidad mundial, construir y fortalecer la industria de bebidas y potenciar la economía nacional”, resume el Gerente General Coca-Cola para Bolivia, Guillermo Gonzáles-Quint, quien asegura que el crecimiento que ha logrado la Compañía responde a que supo escuchar a sus consumidores y al arduo trabajo en conjunto con sus socios embotelladores, EMBOL y NUDELPA, quienes vienen invirtiendo en la mejora continua en temas de producción, distribución y fortalecimiento de las cadenas productivas de los distintos departamentos de Bolivia.

Con cinco plantas de producción -ubicadas en los departamentos de La Paz, Santa Cruz, Cochabamba, Tarija y Trinidad-  y más de 112 mil puntos de venta en todo el país, la Compañía cuenta con la cadena de distribución más grande de Bolivia. Gracias a este gran sistema logístico, todos los bolivianos pueden encontrar los productos Coca-Cola hasta en el último rincón del territorio nacional.

Guillermo también destaca los desafíos asumidos, especialmente aquellos en relación a la implementación de innovaciones para acercarse más a los consumidores y sus diferentes necesidades de hidratación. “En este sentido, un importante logro ha sido la diversificación de nuestro portafolio en cuanto a una mayor presencia de opciones con bajas calorías o sin calorías y, además, con diferentes propuestas de tamaños en nuestros envases”, explica.

Por otro lado, Coca-Cola ha alcanzado importantes metas de sustentabilidad en tres áreas fundamentales para la Compañía: cuidado del agua, empaques sustentables y capacitaciones para mujeres. En el país, estos pilares son implementados a través de la Fundación Coca-Cola Bolivia, creada junto con EMBOL en 2007.

Apuesta global

The Coca-Cola Company se comprometió a devolver al planeta el 100% del agua que utiliza en la elaboración de sus bebidas. A nivel global, esta meta ya fue cumplida en agosto de 2016, un hito histórico y mundial del que Bolivia forma parte activa a través de su proyecto “Cosecha Azul” en Cochamba y junto a Fundación Natura, en Santa Cruz.

Además, la Compañía está trabajando para alcanzar la meta global de recuperar y reciclar para 2030 el 100% de las botellas que pone en el mercado. “Como sistema promovemos la sustentabilidad de nuestros envases, reduciendo el peso de nuestras botellas de PET; reutilizando envases a través de los recipientes retornables que son 100% renovables y reciclables, y renovando por medio de un proceso innovador: el envase ‘Botella a Botella’, que es elaborado con un 30% de resina reciclada y que permite un menor impacto ambiental al generar menos residuos sólidos”, explica Guillermo.

En esta línea, junto al Gobierno Autónomo Municipal de La Paz, Envibol y Papelbol, dependientes del Ministerio de Desarrollo Productivo, la Fundación Coca-Cola presentó en mayo “Ecolegio”, el Primer Concurso de Reciclaje a nivel nacional, dirigido a más de 380 Unidades Educativas Fiscales.

En el marco de las iniciativas de empoderamiento a la mujer, la Compañía también lleva adelante el programa “Gerente Pyme”, que ya ha beneficiado a más de 150 dueñas de tiendas de barrio. Esta iniciativa está alineada con 5by20, el compromiso global de Coca-Cola que busca favorecer a 5 millones de mujeres  para el año 2020. Principalmente, 5by20 se centra en eliminar los obstáculos más frecuentes a los que se enfrentan las mujeres, mediante el acceso a cursos de formación en negocios, servicios financieros y conexiones con mentores. Coca-Cola también colabora con los gobiernos y la sociedad civil para atender las necesidades específicas de las mujeres de cada país en los que opera.