Un cambio de paradigma comienza a modificar el mundo de los negocios: lograr buenos dividendos ya no puede ser el único objetivo de las empresas. La responsabilidad gana espacio en la mente de los empresarios y de los consumidores. El modelo de economía lineal está agotado en el mundo,y las compañías que están a la vanguardia ya incorporan un nuevo modelo de negocio llamado economía circular.

Con el objetivo de capacitar a periodistas y empresarios sobre este tema, Coca-Cola invitó al experto en economía circular, Gonzalo Muñoz, a brindar dos charlas. Los días 19 y 20 de noviembre participó de desayunos de trabajo con periodistas de economía de diferentes medios de La Paz y Santa Cruz; y se reunió con empresarios en las Cámaras de Industria y Comercio de ambas ciudades.

Gonzalo es chileno, fundador y gerente general de la empresa TriCiclos y, además, cofundador e integrante de la comisión directiva de Sistema B, el movimiento global que promueve la creación de este tipo de compañías. En su visita a Bolivia compartió el éxito que la economía circular está teniendo en el mundo, y que las empresas B están incorporando con entusiasmo. Cada vez son más las grandes compañías como Coca-Cola, Ikea y Philips que asumen el desafío de aplicar la economía circular en sus negocios.

La clave del modelo radica en la posibilidad de crecer como empresa y a la vez cuidar el medio ambiente. En este enfoque la empresa asume su responsabilidad dentro de la cadena productiva como generadora de residuos,  y busca causar el menor impacto posible al medio ambiente. Es así como las compañías se proponen hacerse cargo de sus residuos o implementar nuevas políticas para atender las consecuencias de su actividad.

“No se trata de una política más de responsabilidad social. Esto va más allá, debe estar incorporado en el modelo económico de cada empresa”, dijo Gonzalo.

Durante la charla en Santa Cruz, el experto chileno presentó datos sobre cómo el crecimiento exponencial de la humanidad y las industrias generan un impacto directo y negativo en el medio ambiente. Entre las acciones mencionadas para redefinir los procesos productivos está el ofrecer servicios con insumos que ya existen, mantener y prolongar la vida útil de los productos, brindar opciones para la renovación y re manufacturación, y el reciclaje de los envases una vez el contenido ya fue consumido.

Asimismo, explicó que el modelo de economía lineal de extracción, producción y consumo ya no funciona en este contexto. Considerando que los países más industrializados son los que más basura producen y que la población mundial asciende a los 10 billones de personas, “esta generación debe resolver de manera urgente cómo vamos a conservar el planeta”.

“¿Qué modelo de desarrollo económico, que sea amigable con el medio ambiente, se debe seguir?”, se preguntó Gonzalo. Uno de los caminos planteados es la legislación y ya existen ejemplos en varios países sobre el uso del plástico. En Reino Unido, por ejemplo, se adoptaron políticas económicas para frenar la contaminación de las empresas. “A veces las leyes llegan tarde pero el sector privado tiene la capacidad de acelerar este cambio, debe ir al interior del modelo de negocio”, aconsejó.

Gonzalo no es solo figura reconocida en su Chile natal, también a nivel internacional por su experticia en el tema de economía circular. Su búsqueda por encontrar la fórmula empresarial amigable con el medio ambiente le ha llevado a recorrer el mundo. Es una búsqueda que continúa y sabe que “si no entramos en esta dinámica, no sobreviviremos como empresas”.

Paola Calorio, Directora de Asuntos Públicos y Comunicaciones de Coca-Cola, junto al disertante y Gerente de Triciclos, Gonzalo Muñoz.