“El Día Mundial del Medio Ambiente es una plataforma mundial para inspirar un cambio positivo y se basa en el precepto de que un cambio global requiere de una comunidad global”. Así es como la ONU describe el propósito del día que celebramos hoy, 5 de junio. Y en 2020 ese concepto de comunidad global adquiere una dimensión muy especial. 

Este año, entre el cúmulo de incertidumbres que dejará la pandemia aparece una certeza inapelable: la del valor del trabajo conjunto para cuidar nuestra salud, la de nuestros seres queridos y la del planeta. Porque cuando trabajamos juntos somos capaces de superar desafíos impensables y lograr cambios positivos allí donde sea necesario.

Es por eso que este año, sumado a nuestro compromiso Un Mundo sin Residuos, desde Coca-Cola Bolivia queremos celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente junto a quienes trabajamos localmente en programas de reciclaje y protección de cuencas. 

Junto a la organización sin fines de lucro Catholic Relief Services, desarrollamos un desafiante proyecto denominado “Cosecha Azul”, con el objetivo de restaurar la Cuenca de Pairumani en Cochabamba y sus zonas de recarga, promoviendo sistemas agroforestales que permitan mejorar la recarga hídrica en la cuenca, ubicada en el Municipio de Vinto.

Así mismo, junto a Natura Bolivia, en Santa Cruz y La Paz, establecimos Acuerdos Recíprocos con comunarios, para el cuidado y protección de las principales cuencas acuíferas del país, logrando cumplir - hasta el cierre del 2019- la meta de ser neutrales en agua, es decir que cada gota que utilizamos para nuestras bebidas, es devuelta a los acuíferos de Bolivia.

Gracias a todos ellos por ayudarnos a cuidar el Medio Ambiente y a construir el sueño conjunto de vivir en Un Mundo sin Residuos.