La crisis sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19 exige mayor cuidado a la hora de manejar los residuos domiciliarios, especialmente en aquellos hogares donde hay personas que presentan la enfermedad. En Santa Cruz, La Paz y Cochabamba se establecieron protocolos para que los residuos sean aislados correctamente. Compartimos algunas indicaciones para gestionar nuestros residuos de forma segura.

Ante una emergencia sanitaria, como la que se vive por la pandemia de coronavirus, el volumen de residuos que se genera pasa a ser entre cinco y 15 veces mayor que en un año habitual, explica con preocupación Marcelo Delfín, Coordinador de Gestión de la empresa Vega Solvi, encargada del recojo de la basura y el aseo urbano de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. Si a eso se le suma que muchos de esos desechos son un potencial agente de contagio, la tarea de gestionar los residuos en los hogares y las ciudades se vuelve más desafiante.

La actual crisis sanitaria, según explica Marcelo, obligó a reformular por completo el sistema de recojo de residuos para alinearlo a los protocolos de la Organización Mundial de Salud (OMS). Además de establecer un procedimiento especial para aislar los residuos que se generan en viviendas con pacientes infectados y centros de salud, se generó una batería de medidas de bioseguridad para proteger al personal que realiza el retiro y manejo de los residuos. “El Covid-19 nos ha mostrado que debemos trabajar planificadamente y sin escatimar esfuerzos y recursos. Lo primero es la bioseguridad para resguardar la salud”, afirma.

Desde el lado de los servicios de recojo de residuos, la primera tarea fue coordinar con el Servicio Departamental de Salud (Sedes) para identificar los domicilios con personas contagiadas y así establecer un protocolo de doble bolsa para el traslado de los desechos en un camión exclusivo.

En la ciudad de La Paz, por ejemplo, se establecieron tres tipos de residuos de tratamiento especial: los de hospitales, los de centros de aislamiento y los de domicilios afectados por el coronavirus. En el caso de los desechos domésticos, según explicó Rubén Ledezma, director del Sistema de Regulación y Supervisión Municipal (Siremu), se mapearon e identificaron las viviendas afectadas y se capacitó a las familias para el aislamiento y desinfección diaria de las bolsas de residuos.  “Para evitar la estigmatización o alarma por parte de vecinos, realizamos el monitoreo vía teléfono y el carro diferenciado pasa a una determinada hora de la noche, tres veces por semana”, señaló Rubén.

¿Cómo manipular los residuos en hogares afectados por el coronavirus?

A continuación, algunas de las medidas que deben aplicarse en los hogares afectados por el coronavirus, y que también pueden replicarse en aquellas casas donde se desechan elementos de protección como los tapabocas o los guantes.

- Habilitar un contenedor diferencial, dentro de lo posible, con una bolsa roja -que indica que se trata de residuos potencialmente contaminados-.

- Los barbijos, guantes, papeles, envases, entre otros, que utiliza la persona afectada deben depositarse en este contenedor a lo largo del día.

- Estos residuos especiales no deben mezclarse con los orgánicos o los reciclables, que deben seguir separándose de forma diferenciada. En el caso de los reciclables, se recomienda su acopio temporal en el hogar hasta que se restablezca el servicio normal de reciclaje.

- Tomando las medidas de bioseguridad correspondientes para protegerse, se debe amarrar la bolsa roja, rociarle desinfectante y ponerla en una segunda bolsa, que también se desinfectará antes de sacar al canastillo o la acera, minutos antes de que pase el camión recolector.

- El personal asignado para el recojo de estos residuos en un vehículo exclusivo, hará otra desinfección y los colocará en una tercera bolsa.