Aumentar la tasa de reciclaje de la ciudad de 23% actual, al 34 por ciento. Con ese objetivo en mente, Denver lanzará una campaña de educación pública financiada con un subsidio de 250.000 dólares entregado por la Fundación Coca-Cola.

Las vallas publicitarias, los carteles de las marquesinas de los autobuses, la publicidad digital y las tarjetas postales servirán para que los vecinos piensen cada vez más en el reciclaje. La Asociación de Reciclaje y Obras Públicas de Denver etiquetará los contenedores de residuos con tarjetas informativas en ocho barrios del este de Denver, llegando así a aproximadamente a 22.000 hogares.

"Queremos que el reciclaje sea una prioridad para nuestros vecinos y visitantes, por lo que la información clara y concisa es crucial", aseguró el alcalde de Denver, Michael B. Hancock, al anunciar el lanzamiento de la nueva campaña. "Denver realizó grandes progresos en los últimos años educando a la gente sobre los beneficios del reciclaje y el compostaje. Ahora tenemos la oportunidad de ampliar este enfoque. Queremos que nuestros vecinos piensen en reciclar todos los días, ya sea que estén viajando, sacando la basura, recibiendo el correo o conectándose a Internet".

El alcalde de Denver, Michael B. Hancock, al anunciar la nueva campaña de educación en reciclaje. 

Denver es una de las siete ciudades que reciben un subsidio para el reciclaje a través de la Fundación Coca-Cola como parte de un esfuerzo para mejorar las tasas de reciclaje, reducir los residuos urbanos y ayudar a que las comunidades sean más sustentables. Los subsidios están destinado a sostener proyectos piloto innovadores que ayuden a abordar algunas de las barreras que limitan el reciclaje público en Estados Unidos, incluida la falta de comprensión de lo que se puede reciclar (y cómo).

"La Fundación Coca-Cola da prioridad a ayudar a las comunidades a ser más sustentables mediante el apoyo a soluciones innovadoras de reciclaje a nivel local", aseguró Helen Smith Price, presidenta de la Fundación Coca-Cola. "Esperamos que este nuevo programa en Denver sirva como catalizador para aumentar las tasas de reciclaje en la ciudad y se convierta en un modelo a seguir para otras comunidades".

Este nuevo programa de educación se basa en un exitoso proyecto piloto de The Recycling Partnership que en 2017 derivó en una disminución del 57% en la contaminación total del reciclaje y un aumento del 27% en la participación en el reciclaje en las áreas de Denver en las que se aplicó, Atlanta y Chicago.