Brindar alternativas innovadoras a problemas o necesidades que requieren soluciones y que generen un impacto social positivo es lo que motivó a Daniel Andrade para comenzar con BILD, la primera empresa B de Bolivia. Para él, su principal preocupación era dar acceso a agua potable de la mejor calidad a sus compatriotas.

Esto es posible gracias a Lifesaver, un filtro mecánico que funciona en base al bombeo manual. En este, entra el agua y sale 100% potable, así se logra obtener un agua limpia y sin ninguna clase de olor, sabor o color, lista para el consumo.

“Hemos encontrado una enorme oportunidad para diseñar soluciones para mejorar la calidad de agua en el país, es así que nuestra idea es insertar tecnología apropiada para brindar agua potable y limpia a comunidades vulnerables”, expresó Andrade, CEO (Chief Executive Officer) de BILD.

La sede central de BILD se encuentra en Santa Cruz, y tiene sucursal en Cochabamba, pero su trabajo tiene un alcance nacional, con el objetivo de garantizar a las familias bolivianas el consumo de agua 100% potable y así evitar enfermedades gastrointestinales.

Los bidones que la empresa boliviana BILD ofrece para obtener agua 100% potable.

¿Cómo nace la idea del Lifesaver?

BILD tiene convenios con universidades estadounidenses como Harvard, Princeton y Northeastern University para que puedan colaborar como socios en la investigación y generación de soluciones innovadoras enfocadas en las necesidades de Bolivia a través de un diseño centrado en el usuario.

Fue así que, a partir del análisis, evidenciaron las enfermedades más comunes en niños y adultos que consumen agua que no es totalmente potable. Por ello, BILD buscó la alternativa de Lifesaver, para que en unos minutos cualquier persona pueda potabilizar el agua sin la necesidad de hervirla.

Los bidones que la empresa boliviana BILD ofrece para purificar el agua en lugares periurbanos de Bolivia.

Empresas B, comprometidas con el bienestar social y el medio ambiente

Una empresa B pone especial énfasis en mejorar la calidad de vida de las personas. Precisamente, iniciativas como la de Daniel constituyen un buen ejemplo de lo que es una empresa B: sin resignar la ganancia económica, aportan al bienestar de la comunidad a través de proyectos y soluciones.

“Nosotros creemos firmemente que las empresas deben ser un agente de cambio social positivo que genere un impacto para mejorar la calidad de vida de las personas. Es posible redefinir el sentido de éxito de una empresa; que no solo sea el dinero sino el compromiso con las comunidades”, finalizó Daniel.

En Coca-Cola, este compromiso con las comunidades en las que opera se traduce en diversas iniciativas. En Santa Cruz, por ejemplo, pobladores locales se sumaron a los Acuerdos Recíprocos por Agua (ARA), centrados en la conservación de los acuíferos.

El equipo de BILD junto a investigadores de la universidad de Princeton y otras universidades locales.