Dos generaciones diferentes pero unidas por el mismo compromiso. Eloy Aquino y Enzo Valdez tuvieron la misma inquietud por el medio ambiente y lograron llevar a cabo sus ideas y lanzar sus propios negocios.

Hace 17 años, Eloy Aquino gestó un proyecto para fabricar tuberías para riego y electricidad utilizando bolsas recicladas de yogurt y jugos, materiales que para muchos son considerados desperdicio.

El empujón que necesitaba para poner en marcha su iniciativa llegó luego de ganar  "Emprendeideas", proyecto que promueve la puesta en marcha de ideas de negocio y emprendimientos que aporten al desarrollo del país.

Fue Eloy quien fabricó las máquinas que necesitaba para comenzar el proceso de reciclado. Así nació Deplastic, un emprendimiento amigable con el medio ambiente.

Por otro lado, hace tres años, el emprendedor Enzo Valdez decidió concretar en la sureña Tarija una idea que tendría gran impacto positivo para el medio ambiente. El estudiante de Ingeniería Comercial, de tan solo 23 años, creó Capital Industrial, un emprendimiento que convierte el plástico de las bolsas y etiquetas en materia prima para ser reutilizada.

“Las nuevas generaciones tenemos una obligación moral y social para actuar en favor del medio ambiente”, expresó Enzo.

En 2017, la iniciativa consiguió un gran impulso gracias a un concurso de Incubadoras de Empresas que realizó el Gobierno Municipal de Tarija. El emprendimiento de Enzo obtuvo un capital semilla para que continúe con esta labor.

“Nos dimos cuenta de que había una necesidad muy grande de reciclar y por ello quisimos introducirnos en el mercado porque queríamos hacer un cambio en Tarija”, sostuvo Enzo.

Eloy Aquino durante el proceso de fabricación de tuberías. 

Más allá de un negocio, un compromiso

La historia de emprendimiento de Eloy comenzó con sus trabajos en fábricas que empleaban plástico como materia prima. Esa experiencia laboral, sumada a su formación en electromecánica, le dieron las bases para poder construir sus propias máquinas, que reciclan diferentes materiales, como las botellas de plástico PET o de bidones.

A partir del material que consigue de empresas y recicladores, comienza el proceso en su fábrica, donde lo selecciona, muele, lava, seca y finalmente transforma en tubos de riego.

Las tuberías que fabrica Eloy a partir de material reciclado. 

Por mes utiliza alrededor de ocho toneladas de bolsas plásticas para realizar su trabajo. El compromiso de Deplastic es que los tubos lleguen a los agricultores del área rural quienes son los que más necesitan de este recurso.  

"Las tuberías son de excelente calidad, nosotros les damos una garantía de 15 años de durabilidad y como está hecho con material reciclado es una alegría para nosotros convertir ese material en algo provechoso", expresó el emprendedor.

El emprendimiento de Enzo todavía está en crecimiento, y reciclan de dos a cinco toneladas por mes, pero están ampliando la meta para poder tener acuerdos con recicladores y así poder aumentar el material que se introduce en el proceso de producción. Esta materia prima luego es utilizada por los clientes de Enzo para fabricar principalmente tubos para riego.

Ambos emprendimientos consiguen tener un impacto positivo en el medio ambiente y tienen un impacto socioeconómico con la compra del material a los recicladores.

Si quieres conocer otra historia de reciclaje haz click aquí.