La agrupación de voluntarios Reacción organizó en Santa Cruz un Encuentro de Intercambio Verde que integró a empresas y emprendedores verdes con un objetivo común: promover el reciclaje y el cuidado del medio ambiente. La actividad, de la que formó parte Embol Coca-Cola Bolivia, logró reunir más de 1.300 kilos de materiales reciclables.

Naila y Nayeli llegaron desde Montero junto a sus compañeros de la universidad. Incluso con los barbijos, la sonrisa era evidente: estaban emocionados y ansiosos por entregar los ecoladrillos que prepararon especialmente para el evento. “Es la primera vez que elaboro un ecoladrillo”, dice Nayeli mientras exhibe con orgullo su creación: una botella llena de materiales reciclables capaz de utilizarse como insumo para la construcción.

Ese espíritu fue el compartido por todos los que asistieron al Encuentro de Intercambio Verde, un evento organizado en Santa Cruz por Reacción, una agrupación de más de 150 voluntarios, entre adolescentes, jóvenes y adultos, que desde 2018 impulsan actividades relacionadas con el cuidado del medio ambiente: desde campañas y talleres de reciclaje hasta ferias ecoverdes y jornadas de limpieza de áreas verdes.

Los jóvenes apostaron por armar y entregar sus propios ecoladrillos 

Este Encuentro de Intercambio Verde, que tuvo lugar un sábado de julio en los predios del Centro Comercial Beauty Plaza, no fue el primero, pero sí el que marcó un diferencial: empresas y emprendedores verdes se unieron en un mismo lugar para ofrecer diferentes actividades, desde un conversatorio con testimonios hasta ferias donde se dieron los intercambios propiamente dichos.

“Es una actividad verde porque fomenta que las personas puedan dejar sus residuos conscientemente, y a cambio les damos un incentivo. En esta ocasión nos hemos expandido y hemos unido fuerzas con emprendedores y marcas comprometidas con un mundo sostenible”, señala Andrea Vargas, vocera de Reacción.

Las plantas y las bebidas de Coca-Cola Bolivia acompañaron los kits que los asistentes recibieron a cambio por sus reciclables 

Los asistentes al evento llegaron con sus materiales reciclables y los entregaron a cambio de incentivos como plantas, bolsas ecológicas o una Coca-Cola en envase retornable, un ejemplo de circularidad y cuidado del medio ambiente. Y es que Coca-Cola Bolivia se sumó a la actividad en el marco de su compromiso global Un Mundo sin Residuos por el que la Compañía trabaja para recolectar y reciclar el equivalente al 100% de los envases que pone en el mercado para 2030.

Las botellas retornables tuvieron su especial protagonismo 

Otras instituciones que también formaron parte del evento fueron la Empresa Municipal de Aseo Urbano, Emacruz, Fundare, Fundación Alas Chiquitanas, Konvertto y Empacar, socia estratégica de Coca-Cola Bolivia en el reciclaje de botellas de plástico PET.

“Al finalizar, llevamos todos los residuos reciclables recibidos a la planta para su reciclaje. Estas actividades son importantes porque podemos generar el cambio de conciencia en la población, en la familia, y así incentivar la economía circular, enseñándoles a separar sus residuos desde casa”, apunta Carolina Céspedes, Encargada de los Programas de Recolección de Empacar.

Empacar formó parte del conversatorio propuesta por Reacción

Además del incentivo al reciclaje y el cuidado del ambiente, el evento cosechó otro logro importante: se recibieron más de 1.300 kilos de materiales reciclables, entre papel, cartón y botellas de plástico. Este logro y el entusiasmo de los asistentes son muestra de que #UnMundoSinResiduos es posible.