La sustentabilidad es un estilo de vida para quienes se comprometen con el cuidado del ambiente. Ese es el caso de la joven Isabella Suárez, que recicla, junta agua de lluvia y elabora su propio compost, y recientemente sumó un nuevo hábito a sus acciones sustentables: pedir sus bebidas favoritas en envases retornables a través de la plataforma de micoca-cola.bo. Te invitamos a conocer su historia.

“Pequeñas acciones para impactar en grande”. Así define Isabella Suárez su estilo de vida sustentable, y enseguida cuenta cómo empezó todo: creció junto a su abuela Mary, quien le enseñó a reciclar, le inculcó el hábito de juntar agua de lluvia y a elaborar abono con los residuos orgánicos. Y ahora, con 19 años, suma un nuevo hábito amigable con el planeta: compra sus bebidas favoritas en envases retornables a través de la plataforma de micoca-cola.bo

La casa de Isabella, ubicada en el barrio Los Tusequis, está llena de plantas, macetas recicladas y contenedores de tapitas plásticas para reciclar: el paisaje se repite en el patio del frente y en el patio de atrás, con el agregado de que en la parte posterior se ubica una huerta hogareña a la que la joven le dedica buena parte de su tiempo.  

"Desde pequeña aprendí a cuidar la naturaleza. Mi abuela fue el ejemplo y me transmitió su amor por las plantas y los animales.  La idea es empezar de a poco y ser consecuente con ese estilo de vida que hemos elegido", señala Isabella y no oculta su emoción al recordar el legado de su abuela.

La joven estudiante de ingeniería financiera considera que se debe encontrar una manera de vivir que respete el ambiente y que solo así se puede tener “una vida plena”. Es precisamente ese compromiso con la naturaleza el que la ha llevado a ser voluntaria en varias “organizaciones verdes” y, desde hace un año, asumir la responsabilidad de estar al frente del grupo de voluntarios Start Bolivia, desde donde trabajan principalmente en dos proyectos: “El mundo lo cuido yo”, que promueve el reciclaje, y “Santa Cruz te quiero verde”, que aboga por la reforestación y la limpieza de áreas verdes.

"Siempre he hecho voluntariado. Es parte de mis principios y valores ayudar a cuidar el planeta. En Start hacemos actividades de reciclaje, reforestación, capacitaciones, challenge de limpieza en áreas verdes, entre otras. Empezamos 10 voluntarios y ahora somos más de 50 solo en Santa Cruz", explica Isabella, cuya organización fue parte de la campaña "Cambiemos la Herencia" que promovió la primera botella Vital hecha 100% en base a otras botellas.


Elegir envases retornables, un hábito que también cuida el planeta

Isabella guarda los envases retornables que van quedando vacíos para tenerlos listos cuando se alista para ir a la tienda de su barrio. “Entre los recuerdos de mi niñez tengo presente el ir a la tienda con la botella retornable a comprar mi sodita para el almuerzo. Ese hábito se fue perpetuando en mí y en mi familia: elegimos usar retornables”, cuenta.

Y ahora Isabella decidió sumarse a la más reciente innovación de la plataforma de micoca-cola.bo, que ofrece la posibilidad de comprar las bebidas del portafolio de la Compañía en presentación retornable. “Pedir a través de la plataforma me facilita el hecho de no salir de casa y me llega a la comodidad de mi hogar”, dice Isabella, y agrega: “La plataforma es fácil de usar y promueve el uso de envases retornables, lo que va acorde mi estilo de vida sustentable”.

Desde mayo, Embol, una de las embotelladoras de Coca-Cola en Bolivia, lanzó su servicio de venta online, una apuesta al e-commerce y a la entrega gratuita en los domicilios para promover que las personas no salgan de sus casas en el marco de la pandemia. Y en noviembre, el relanzamiento del sitio web incluyó la posibilidad de comprar bebidas en formato retornable. Así, el 100% del portafolio de la Compañía ya está disponible de forma online en las ciudades de Santa Cruz, La Paz, Cochabamba y Tarija.

Los usuarios de la plataforma pueden programar la entrega de su pedido para el día que prefieran y elegir si quieren hacerlo con intercambio de botellas  -si ya cuentan con envases propios- o solicitar la entrega de botellas retornables por primera vez. “El comportamiento del consumidor ha ido transformándose y ahora prefiere recibir estos productos en su hogar. Nos hemos ido adecuando a este nuevo hábito”, comenta Bernardo Molina, Jefe Nacional de Canales Digitales.

Para Coca-Cola Bolivia la promoción del uso de botellas retornables supone un paso más en el compromiso mundial de la Compañía de trabajar por Un Mundo sin Residuos, que implica recolectar y reciclar el 100% de los envases que pone en el mercado para el 2030. Una botella retornable de vidrio puede volver a usarse hasta 25 veces, mientras que una retornable de PET puede dar hasta 12 vueltas; cuando termina la vida útil de cualquiera de los formatos, tanto el vidrio como el PET pueden reciclarse y transformarse en nuevas botellas o diferentes productos.

Isabella también sueña con un mundo sin residuos. Y busca que sus actividades diarias, desde las más triviales a las más planificadas, trabajen por ese objetivo.  "Toda acción para cuidar el planeta es importante. Los pequeños cambios generan impacto de muchas maneras. Pero no puede quedar solo en nosotros, debemos contagiar y motivar a otros con el ejemplo".