Las comunidades de los municipios de Yanacachi, Teoponte, Caranavi y Coroico en la región de Los Yungas, en el departamento de La Paz, trabajarán junto con la Fundación Natura y la Fundación Coca-Cola de Bolivia en la protección de 10.000 hectáreas de bosque para preservar las fuentes de agua.

Abrir un grifo y ver correr el agua es una escena poco habitual para los habitantes de los municipios de Yanacachi, Teoponte, Caranavi y Coroico, en el departamento de La Paz. Allí el acceso al agua es intermitente. A veces tienen; otras no. El estrés hídrico que afecta la zona es una realidad que impacta directamente en la vida de los habitantes, que en algunos casos acceden al agua pocas horas al día.

Por eso, cuidar las fuentes de agua dulce se convirtió en un objetivo impostergable e imprescindible para esta comunidad. La necesitan para vivir y para hacer crecer sus cultivos. Y el reciente proyecto de reposición de agua en el departamento de La Paz es una luz de esperanza para las familias de los cuatro municipios.

La iniciativa impulsada por la Fundación Natura, en alianza con la Fundación Coca-Cola de Bolivia, propone un modelo colaborativo con productores locales para proteger los bosques y, así, preservar las fuentes de agua dulce. Los propietarios de las tierras reciben incentivos para su producción y se comprometen a preservar el bosque nativo en sus predios. Actualmente 247 productores ya participan de la propuesta y se prevé lograr más acuerdos a partir de este año.

“Nosotros ayudamos a las comunidades a proteger sus fuentes de agua. Los cuatro municipios que trabajamos en La Paz no tienen agua asegurada para sus ciudadanos y tenemos que ver cómo cambiamos esta situación”, explicó a Journey María Teresa Vargas, Directora Ejecutiva de la Fundación Natura.

La experta identifica las causas para la escasez de agua en esta región “Hay mucho chaqueo y quemas, están cambiando el uso de suelo en el norte de La Paz. El segundo factor es el cambio climático que exacerba los cambios que está haciendo el ser humano. Y el tercer tema es la carencia de una organización estatal y civil que permita acceder a las personas al agua permanente".

Claudia Fernández, Gerente de Asuntos Públicos de Coca-Cola Bolivia, considera que este proyecto ayudará al propósito que la Compañía tiene a nivel mundial. "Sabemos que este proyecto será un éxito porque su ejecución estará a cargo de un aliado con quien tenemos la fortuna de estar desarrollando otro proyecto en Santa Cruz, con excelentes resultados", puntualizó.

El programa plantea reabastecer en los acuíferos paceños 737.000 m3 de agua en cuatro años a través de un modelo de trabajo basado en los Acuerdos Recíprocos por Agua (ARA), que contribuyen a la creación de conciencia colectiva y permiten a los municipios implementar políticas públicas para cuidar los bosques y fomentar prácticas de manejo sostenible. Esta meta se traducirá en 10.000 hectáreas de bosque preservado.

“Es bueno que unamos fuerzas para detener el deterioro de la naturaleza. En mi comunidad hay sequía y no quiero que mis hijos pasen por eso. Sin el agua desapareceremos”, dijo Bertha Vega, presidenta del Concejo Municipal de Yanacachi.

Por su parte, el alcalde de Teoponte, Eddy Mejía, habló de la importancia de la implementación de políticas públicas para asegurar la continuidad de estas acciones: “Como autoridades tenemos que pensar en cuidar el agua y dejar algo para nuestros hijos. Cada vez hay menos agua y eso nos preocupa y nos lleva a tomar acciones”.

La Fundación Natura llegó a la región de Los Yungas en 2017, pero su labor en Bolivia comenzó en 2003. Desde hace tres años trabaja con la Fundación Coca-Cola para conservar los bosques junto con los productores y, así, proteger las fuentes de agua mediante la implementación de normas sociales y cambio de comportamiento en las prácticas agrícolas. Hasta el momento, Natura logró preservar 1.848 hectáreas en esta zona.

“Con este tercer proyecto de reposición de agua, como Sistema Coca-Cola de Bolivia, podemos asegurar que somos neutrales en agua, un año antes del plazo que nos trazamos a nivel mundial”, afirmó Luis Lugones, Director de la Fundación Coca-Cola de Bolivia. La Compañía regresa a la naturaleza cada gota de agua que utiliza en sus bebidas a nivel global. En Bolivia ya protegió 25.000 hectáreas de bosque y repuso más de 2,5 millones de metros cúbicos de agua a los acuíferos.