Este sábado, 24 de marzo, a las 20.30 hora local, millones de personas en todo el mundo apagarán las luces durante una hora para celebrar la Hora del Planeta, iniciativa promovida por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF). Participar en la Hora del Planeta es una acción simbólica y visible para alentar a todos a tomar decisiones más responsables con el medio ambiente más allá de la hora del evento, y promover la conciencia sobre el clima.

Durante varios años, en el sistema Coca-Cola hemos respaldado la Hora del Planeta oscureciendo algunos de nuestros signos más icónicos. Este año, el complejo de oficinas de Atlanta y el Mundo de Coca-Cola apagarán sus luces, incluyendo el logotipo de Coca-Cola sobre la torre de América del Norte.

La Hora del Planeta tiene que ver con el poder de las personas para formar parte de las conversaciones y soluciones globales para nuestro planeta, y este año, en coordinación con la Hora del Planeta, WWF lanzó una campaña llamada "Connect2Earth". Esta campaña es un llamado a las personas de todo el mundo para conectarse con los problemas ambientales y las causas que les importan personalmente.

En esta Hora del Planeta, WWF invita a personas de todo el mundo a 'encender' conversaciones originales sobre la pérdida de la naturaleza. Connect2Earth.org es una plataforma para capturar conversaciones globales sobre biodiversidad, que permitirá generar conciencia y acción.

En Coca-Cola reconocemos el cambio climático como uno de los desafíos más críticos que enfrenta el planeta, con posibles impactos en la biodiversidad, los recursos hídricos, la salud pública y la agricultura. Por lo tanto, hemos estado trabajando para realizar cambios medidos en nuestras operaciones y cadena de valor para mejorar nuestra eficiencia general y minimizar nuestro impacto. Si está interesado en obtener más información sobre nuestros esfuerzos, puede leer sobre esto en nuestro Informe de sostenibilidad más reciente.

Hay un espacio y un momento para que todos aborden los desafíos climáticos. La Hora del Planeta es una oportunidad para involucrarse. Las acciones pueden ser simples, como compartir este sábado una cena con amigos a la luz de las velas y alentar a otros a unirse, o más extensos, o comprometerse con una actividad diaria que puede beneficiar a nuestro planeta. Solo a través de acciones colectivas, sean grandes o pequeñas, haremos una diferencia real en los desafíos globales.