Promover la economía circular requiere del trabajo en equipo. Por eso, Coca-Cola Bolivia sigue apostando a las alianzas con organizaciones de las comunidades locales para alcanzar su compromiso global de vivir en Un Mundo sin Residuos. Ahora, una alianza con Hecha Bolsa permite reutilizar las lonas de las vallas publicitarias de la Compañía para convertirlas en bolsos ecológicos.

Una nueva oportunidad. Bajo esa premisa trabajan en Hecha Bolsa, un emprendimiento boliviano que recicla lonas para transformarlas en nuevos objetos, como bolsos de mano. Así, este proyecto ecológico no solo contribuye al cuidado del ambiente, evitando que más residuos vayan a parar al vertedero, sino que también significa un gran aporte a la economía circular: y es que con ingenio y recursos, muchos objetos pueden transformarse y volver a tener una oportunidad.

Esa convicción es compartida por Coca-Cola Bolivia y Embol, que trabajan activamente para sumar esfuerzos a Un Mundo sin Residuos, el compromiso global de la Compañía para recolectar y reciclar el 100% de los envases que pone en el mercado para el 2030. En ese camino, resultan clave las alianzas con diferentes actores locales. Por eso, Coca-Cola Bolivia y Embol se unieron a Hecha Bolsa, para transformar las lonas de sus vallas publicitarias en desuso por bolsos de mano.

“Nos sentimos orgullosos de esta alianza porque de manera permanente podremos dar otra vida a nuestras lonas utilizadas en diferentes campañas, y además apoyar emprendimientos innovadores y sociales”, afirma Claudia Fernández, Gerente Nacional de Asuntos Públicos de Coca-Cola.

A manera de dar a conocer esta alianza y su impacto en la economía local y el cuidado del ambiente, Hecha Bolsa elaboró para la marca Sprite 200 bolsos que fueron entregados a periodistas de diferentes ciudades del país, con un regalo extra incluido: la nueva Sprite Clear, cuyo envase transparente es más fácil de reciclar. Esta acción implicó la reutilización de 123 metros de lonas, además del trabajo de artistas, organizaciones de mujeres, madres solteras y familias de escasos recursos.

Los bolsos reciclados cuentan con un llamativo toque artístico 

“Lo maravilloso de trabajar con este proyecto es la libertad creativa, el respeto por el trabajo artístico y una brecha nueva de trabajo para quienes nos dedicamos al oficio de la pintura”, apunta la artista plástica Renate Hollweg, quien fue la encargada de decorarlos con diseños exclusivos. “Estamos muy agradecidos porque creen en nuestro trabajo y porque nos permiten colaborar con un proyecto de conciencia ambiental”, agrega.

El trabajo de Hecha Bolsa, que tiene como referentes a Renata Freitas, Carolina Suárez y Claudia Otazú, data desde 2018 y ya les ha valido el reconocimiento por su aporte medioambiental y social. A la fecha llevan más de 910 metros cuadrados de lonas reutilizadas y más de 1.300 bolsas confeccionadas.

El trabajo artesanal de Hecho Bolsa tiene impacto en la economía local y en el cuidado del ambiente

“Nosotras demostramos que muchos de los materiales que se descartan en una sociedad de consumo desmesurado, son materiales que cuentan con gran potencial para ser reutilizados, rompiendo así con el modelo de economía lineal, de usar y tirar, y promoviendo una economía circular y de aprovechamiento”, reflexiona Renata.