Con el apoyo de HELVETAS Swiss Intercooperation-Bolivia, Coca-Cola Bolivia instalará un centenar de contenedores de reciclaje de la marca Vital en diferentes provincias del país. La iniciativa busca promover la recuperación y revalorización de las botellas PET, como parte del compromiso global de la Compañía de trabajar por Un Mundo sin Residuos.

La presencia de un contenedor de reciclaje de Vital ya empieza a ser algo cotidiano en plazas, mercados y lugares concurridos de las principales ciudades bolivianas. Y pronto lo será también en las provincias, gracias a un convenio de cooperación entre Coca-Cola Bolivia y la ONG HELVETAS Swiss Intercooperation-Bolivia.

En total, 200 contenedores serán colocados en diferentes poblaciones de la zona andina, valle y del chaco boliviano. Con esta acción, se busca que varias comunidades puedan darle un nuevo impulso al reciclaje; entre ellas se encuentran Villa Montes, Machareti, Villa Vaca Guzmán, Cliza, Capinota, Arbieto, Tupiza y Camargo, que recibirán entre 10 y 20 contenedores cada una.

Carlos García, Director del Proyecto Gestión Ambiental Municipal de la Cooperación para el Desarrollo de la Embajada de Suiza en Bolivia (implementado por HELVETAS Swiss Intercooperation-Bolivia), explica que la entrega de contenedores en provincia marcará el inicio de una serie de actividades que la organización lleva adelante en su línea de gestión integral de residuos sólidos. En 30 años de trabajo en Bolivia, la ONG cosecha una larga experiencia en el reciclaje y trabajo con los recolectores, ya que articulan actores como los gobiernos municipales, población y recicladores.

“En la gestión de los residuos sólidos es fundamental trabajar con una visión mayor, buscando mejorar la calidad de vida de la población a través de la reutilización y aprovechamiento de los materiales. Además, se debe realizar el seguimiento durante todo este proceso, capacitar en educación ambiental a todos para lograr una transformación social verdadera en tema reciclaje”, afirma Carlos.

Como ejemplo de coordinación en varios niveles, Carlos explica el trabajo en equipo que se realiza en el municipio de Sucre, donde recientemente se entregaron 65 contenedores de Vital. En esta ciudad se trabaja con dos asociaciones de recolectoras -que serán las custodias de los contenedores-, las brigadas de universitarios de ingeniería ambiental de la Universidad San Francisco Xavier de Chuquisaca -encargadas de guiar a la población en el correcto uso de los contenedores-, el Gobierno Autónomo Municipal de Sucre y el equipo de Helvetas -que hace el acompañamiento-.

En esa misma línea se trabajará en las poblaciones de provincias beneficiadas con los contenedores, donde además Helvetas ya tiene presencia a través del desarrollo de diferentes proyectos, como uno de gestión integral de residuos. “Seguimiento, educación ambiental y resolución de un problema social, son nuestros ejes de acción para mejorar la calidad de vida de las personas”, agrega Carlos.

Compromiso asumido que va por buen camino

El trabajo en equipo de Coca-Cola Bolivia y sus aliados permitirá seguir con la tarea valiosa de revalorizar las botellas, un paso clave en el compromiso global de la Compañía de trabajar por Un Mundo sin Residuos: un objetivo que implica recuperar y recolectar el 100% de los envases que pone en el mercado para 2030.

“Nuestro objetivo es recuperar la mayor cantidad de botellas PET, no importa la marca o la bebida que hayan contenido, la meta es generar conciencia en torno al valor de los residuos y empoderar a las personas para el cambio de hábitos”, apunta la directora de la Fundación Coca-Cola en Bolivia, Claudia Fernández. 

A la instalación de los 500 contenedores de Vital en diferentes ciudades de Bolivia, se suman estos 200 que están destinados a provincias. La entrega de contenedores comenzó en noviembre de 2020, y alcanzó a ciudades como La Paz, donde se entregaron un centenar de contenedores. En Cochabamba ya van 50 contenedores entregados y en Santa Cruz la instalación se está dando de forma gradual con el apoyo de instituciones, empresas y condominios que ya suman más de 60. En otras ciudades como Potosí y Tarija ya se han entregado entre 10 y 30 contenedores por ciudad.

Desde la incorporación del 30% de resina reciclada en sus botellas el año 2016, Coca-Cola Bolivia se consolida como la industria de bebidas líder en políticas de reciclado de botellas PET, del país. Y el hito alcanzado en marzo de 2020, con la presentación de la botella Vital hecha en 100% de PET reciclado, marca otro gran paso por Un Mundo sin Residuos. Las alianzas, los contenedores que acercan y facilitan el reciclaje, el incansable trabajo de los recolectores y recicladores, y el accionar en cada hogar boliviano, hacen que el camino hacia ese compromiso sea cada vez más sostenible.

Cuatro sencillos pasos para ubicar el contenedor más cercano

1.- Ingresar a la página www.coca-coladebolivia.com.bo/contenedores
2.- Seleccionar el departamento
3.- Escribir la dirección o marcarla directamente en el mapa
4.- Llevar las botellas al contenedor más cercano