Los recolectores de la Asociación 15 de Abril encabezaron una campaña de sensibilización puerta a puerta en el Distrito 2 de la ciudad de Santa Cruz. Llegaron a más 500 hogares para incentivar el reciclaje e invitar a los vecinos a trabajar juntos por Un Mundo sin Residuos.

Para los recicladores de base de Santa Cruz recolectar es solo una de las acciones que están a su alcance para cuidar el planeta. Su compromiso con el ambiente contempla la sensibilización de los ciudadanos para mejorar los hábitos de clasificación de residuos domiciliarios, hecho que incluso los lleva a ir puerta a puerta por la ciudad. Un grupo de recolectores de la Asociación 15 de abril organizó una campaña de concientización e información para promover el reciclaje entre los vecinos del Distrito 2, al noreste de la ciudad de Santa Cruz.

“Antes, los vecinos nos entregaban todo junto y teníamos que meter la mano a la bolsa para buscar el papel, las botellas y muchas veces los residuos estaban sucios, mojados. Ahora nos entregan separado y limpio. La gente ha aprendido y le gusta que nosotros les apoyemos y les entreguemos nuestras bolsas amarillas de reciclaje”, señala entusiasmada Karina Yanarico, Presidenta de la Asociación.

Esta acción se denomina “De puerta en puerta” y es ejecutada por Roots For Sustainability (R4S) en el marco del proyecto de reciclaje inclusivo “Creación y fortalecimiento de asociaciones de recicladores de base en los departamentos de Chuquisaca, Cochabamba, Potosí y Santa Cruz”, que inició en 2019 la Fundación Coca-Cola Bolivia en alianza con Fundación Avina y ahora apoyado por la plataforma Latitud R.

La primera etapa de sensibilización del programa piloto, que duró dos semanas, concluyó con éxito. Más de 500 familias asumieron el reto de reciclar en cinco Unidades Vecinales de las 15 que tiene el Distrito 2. “El objetivo es que paulatinamente se amplíen las zonas y se vaya implementando también en otras Unidades Vecinales. La gran mayoría de los vecinos, en esta primera etapa, se adhirieron al programa y vieron la implementación como algo muy positivo y necesario”, apunta Isabella Corno, Coordinadora de R4S en Bolivia.

Organizados en parejas y grupos de tres personas, los recolectores recorrieron todas las calles de las unidades programadas de ese distrito, colocando un sticker identificatorio en las puertas de las viviendas visitadas para el posterior recojo de las bolsas con residuos. René Cornejo fue uno de los primeros vecinos en entregar sus residuos separados adecuadamente, como también Marioly Agüez, quien se sumó entusiasmada a la campaña de reciclaje y solicitó más bolsas amarillas después de hacer su primera entrega diferenciada.

Esta aceptación y pronto aprendizaje de los vecinos motiva a seguir adelante a Karina, que lleva más de 35 años como recolectora. Su madre le enseñó este oficio y ella hizo lo propio con su hija Karina Arratia de 25 años. “El rol de los recolectores es importante porque ayudamos a cuidar el medio ambiente, a mantener limpia la ciudad y es nuestra fuente de trabajo”, señala orgullosa.

La Coordinadora de R4S en Bolivia, en tanto, adelantó que este mes de junio se realizará el monitoreo y evaluación del impacto real de la sensibilización y el recojo de los materiales.  Además, en esta segunda fase se identificarán los procedimientos a mejorar para asegurar que el sistema se mantenga en funcionamiento a largo plazo para ser replicado en otras zonas de la ciudad. “Por parte de los recicladores hay mucha voluntad para implementar el sistema. Supone una mejora en la calidad de su trabajo y les permitirá reciclar más material y de mejor calidad”, explica Isabella.

Esta acción se suma a otras actividades ya ejecutadas este año por el proyecto,  como la entrega de motocarros y compactadoras de plástico a los recicladores de base de cuatro ciudades. Conscientes del rol clave de los recicladores, Coca-Cola Bolivia continúa sumando iniciativas en el marco del compromiso global de la Compañía de trabajar por Un Mundo sin Residuos, que se propone recolectar y reciclar el 100% de los envases puestos en el mercado para el 2030.