Los recursos hídricos se encuentran entre los más preciados y al mismo tiempo entre los más frágiles del planeta. Se trata de un elemento esencial para nuestra supervivencia, por lo que la Compañía Coca-Cola renueva día a día su compromiso con el reabastecimiento del 100% del agua que utiliza en la elaboración de sus bebidas y sus procesos productivos.

Esa meta se cumple a nivel global desde 2015, gracias a diversos proyectos de asociación comunitaria relacionados con el agua para restituir unos 248.000 millones de litros de agua al año, con la ayuda de organizaciones reconocidas por sus métodos y técnicas científicas.

Los proyectos de la Compañía surgen a menudo de sus Evaluaciones de Vulnerabilidad en el Origen (SVAs), realizadas en las plantas embotelladoras. Es por eso que se puso en marcha un Plan de Protección de las Fuentes de Agua (FSDP), que se desarrolla en colaboración con las comunidades y gobiernos locales y los socios embotelladores de Coca-Cola. Se trata de una asociación esencial para alcanzar los objetivos planteados: proteger los recursos hídricos del mundo, renovar los suministros de agua de las plantas elaboradoras, identificar e implementar proyectos que apoyen la sustentabilidad de las cuencas hidrográficas y las comunidades locales.

Los proyectos de restitución que apoyados están basados en:

  • Apoyo para el acceso al agua potable y a instalaciones mejoradas de saneamiento (incluidas las instalaciones de recogida y almacenamiento de agua, los procesos de depuración y las fosas sépticas)
  • Protección de las cuencas hidrográficas (incluyendo la conservación o restauración de la cantidad o calidad del agua)
  • El suministro de agua para fines productivos (incluidos proyectos como la captación de agua de lluvia o el riego).

Para ello, y porque la unidad es la fuerza, la Compañía Coca-Cola convocó a socios como el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), USAID, The Nature Conservancy, Water For People, Water and Sanitation for the Urban Poor (WSUP), Global Water Challenge, UN-HABITAT y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El trabajo no está terminado aún

Aunque la meta de reabastecer el 100% de agua utilizada se cumplió cinco años antes de lo previsto, esto no significa que la Compañía se haya relajado y dormido en los laureles. El trabajo está lejos de haber terminado, y Coca-Cola tiene la intención de mantener su compromiso con la  protección de los recursos hídricos en todo el mundo, un desafío complejo e interminable. Con este fin busca apoyar proyectos comunitarios en el campo del agua que sean beneficiosos para las comunidades y la naturaleza. Por supuesto que, además, la Compañía Coca-Cola continúa en paralelo implementando proyectos para mantener el nivel de restitución de agua a medida que sus actividades crecen.

Una metodología en evolución permanente

The Nature Conservancy, en asociación con LimnoTech, Deloitte y la Fundación Global Environment & Technology, ayuda a calcular el volumen de agua que ya se logró restituir a la naturaleza utilizando un enfoque basado en herramientas y metodologías científicas y técnicas ampliamente aceptadas.

Los proyectos de restitución de Coca-Cola se llevan a cabo en las regiones donde más se necesitan, allí donde los recursos y asociaciones permiten a la Compañía tener un impacto positivo real y, sobre todo, duradero.

Aunque la huella hídrica del cultivo de ingredientes agrícolas utilizados por el sistema Coca-Cola no está incluida por el momento en el objetivo de retorno asumido, la Compañía se comprometió a implementar prácticas de agua sustentables, uno de los principios rectores de Coca-Cola para la agricultura sostenible, que sus proveedores deben respetar.