Coca-Cola Bolivia y sus aliados instalaron casi 100 contenedores de reciclaje en la ciudad. Los recolectores celebran la iniciativa, que facilita su tarea y promueve el camino hacia Un Mundo sin Residuos.

“Me siento un guardián de la naturaleza. Cada vez que recojo una botella, un cartón o vidrio, es menos basura que se entierra. Todos los días, desde hace 10 años, salgo a reciclar con ese pensamiento, que también he transmitido a mis hijos”, reflexiona Wilfredo Cacias Vargas, y agrega con orgullo que su esposa también es recolectora.

Es temprano en la mañana y Wilfredo llega en el motocarro de su asociación de recolectores a recoger las botellas de PET de los cuatro contenedores que tiene a su cargo en el predio del Club de Tenis Polanco, en la zona sureste de Santa Cruz. Gracias a esta iniciativa, logra recolectar para su posterior recupero hasta 100 kilos de botellas de PET al mes, una cifra que va aumentando conforme el club deportivo va normalizando sus actividades.

“Estoy contento, estoy feliz, estos contenedores hacen que mi trabajo sea más fácil, ordenado y limpio”, señala Wilfredo sobre los contenedores de reciclaje de Vital que Coca-Cola Bolivia instaló en Santa Cruz. Y es que estos centros de recepción de botellas significan no solo un nuevo punto de recolección sino también una forma más sencilla e higiénica de manipular las botellas.

Wilfredo Cacias Vargas, recolector de Santa Cruz.

“Santa Cruz es la ciudad con mayor índice de crecimiento, tiene la mayor población del país y mantiene los mejores índices de desarrollo humano, por este motivo es necesario incrementar los medios para que más personas se impliquen con esta importante causa en beneficio del medio ambiente y nos ayuden a reunir la mayor cantidad de botellas plásticas”, señala Claudia Fernández, directora de la Fundación Coca-Cola de Bolivia.

La instalación de casi 100 contenedores en Santa Cruz forma parte de un plan que incluye la colocación de 500 contenedores de Vital  en diferentes ciudades y provincias del país. Por ejemplo, en la ciudad de La Paz, se entregó un centenar de contenedores en noviembre. En Cochabamba ya van 50 contenedores, otros 50 en Oruro para apoyar la campaña de limpieza del Lago Uru Uru, mientras que en Sucre ya son 65 y en Tarija y Potosí, entre 10 y 30 contenedores respectivamente, además de un centenar de contenedores en 10 ciudades intermedias de provincia.

Juntos por Un Mundo sin Residuos

Para distribuir estos contenedores en Santa Cruz, cuya instalación también fue pedida por los vecinos y recolectores de la ciudad, Coca-Cola Bolivia contó con el apoyo de organizaciones y empresas que se vienen sumado al proyecto. Tal es el caso de Roots For Sustainability (R4S), parte del proyecto de reciclaje inclusivo del que participa Coca-Cola Bolivia, que ha sido una de las primeras en apoyar la iniciativa y se hizo cargo de 25 contenedores, cuya administración fue distribuida entre las tres agrupaciones de recicladores que operan en la ciudad.

Los contenedores fueron colocados en centros deportivos privados, universidades públicas, sedes de medios de comunicación, ONGs, entre otros. “Lo positivo es que la gente está tomando conciencia de la separación de los residuos y los recolectores pueden optimizar su tiempo de trabajo, ya que es un material seleccionado”, señala María Mercedes Soleto, colaboradora en Bolivia de R4S.

Así, la Compañía Coca-Cola busca dar un nuevo impulso local a su compromiso global de trabajar por Un Mundo sin Residuos: un objetivo que busca recuperar y reciclar el 100% de los envases que pone en el mercado para el 2030. La recuperación de las botellas de PET y su posterior reciclado le ha permitido a Coca-Cola Bolivia dos grandes hitos: la incorporación del 30% de resina reciclada en sus botellas en el 2016; y, en marzo de 2020, la presentación de la botella de Vital hecha 100% en base a otras botellas.

María Mercedes Soleto, colaboradora en Bolivia de R4S. 

Motivada también a sumar su granito de arena, la empresa Solvi-Vega, que actualmente hace el servicio tercerizado de recojo de basura del municipio cruceño, también solicitó contenedores. Y alrededor de 25 fueron colocados en condominios de la ciudad y a través de su Servicio de Recolección diferenciada trasladan el material hasta la planta de Separación de Normandía donde los recolectores aprovechan este material y lo venden a Empacar, socio estratégico de Coca-Cola Bolivia.

“Santa Cruz tiene alrededor de 500 condominios, y cada día nos llaman para que les dejemos contenedores especiales de separación de residuos. Tenemos que trabajar en ello con empresas y municipios para cubrir esa demanda a mediano plazo”, señala Marcelo Delfín, Coordinador SGI de proyectos de Solvi-Vega.

En esa línea, la directora de la Fundación Coca-Cola de Bolivia considera una buena señal los requerimientos de condominios privados, ya que demuestra el interés de las familias por cuidar el medio ambiente e involucrarse en esta cruzada de reciclaje que debe ser permanente. “Nos alienta ver iniciativas ciudadanas como los condominios privados que solicitaron el colocado de contenedores para facilitar el reciclado de sus botellas plásticas. Como Compañía queremos sumarnos a iniciativas públicas y privadas que nos permita llegar con más contenedores a más puntos de la ciudad y el país”, concluye.

Cuatro sencillos pasos para ubicar el contenedor más cercano

1.- Ingresar a la página www.coca-coladebolivia.com.bo/contenedores

2.- Seleccionar el departamento

3.- Escribir la dirección o marcarla directamente en el mapa

4.- Llevar las botellas al contenedor más cercano