Cada vez más emprendimientos ecológicos buscan reemplazar el plástico en la fabricación de artículos de uso cotidiano: cepillos de dientes, bombillas, cubiertos, bolsas y una larga lista de objetos realizados con materiales reciclados, biodegradables o reutilizables ya son una realidad en Bolivia.

El mundo transita hacia un modelo de economía circular y la legislación de varios países acompaña este camino.  El Parlamento Europeo, por ejemplo, aprobó una ley que prohíbe para 2021 varios artículos de plástico de un solo uso, como sorbetes, bastoncillos de algodón y cubiertos. En Bolivia la Ley 755 de Gestión Integral de Residuos establece que todo fabricante de envases debe priorizar materias primas biodegradables o tener un porcentaje de material reciclado en la elaboración de los mismos.

A los esfuerzos que realizan los gobiernos nacionales y departamentales se suma el compromiso de cada persona: la conciencia ambiental comienza en el hogar y el primer paso es consumir de forma responsable. Todos podemos hacer una diferencia modificando hábitos de consumo con la premisa de reducir, reutilizar y reciclar.

En Bolivia se pueden encontrar las siguientes opciones de artículos de uso cotidiano realizados con materiales alternativos al plástico:

Coca-Cola asume su compromiso

La Compañía Coca-Cola está comprometida a ayudar a recolectar y reciclar, para el año 2030, el equivalente al 100% de los envases que pone en el mercado. La iniciativa, llamada Un Mundo sin Residuos, contempla un enfoque renovado de todo el ciclo de vida del envase: desde cómo se diseñan y fabrican las botellas y latas, hasta cómo son recolectadas, recicladas y reutilizadas.

En Bolivia, el 41% de las botellas que la Compañía pone en circulación son retornables. La que no lo son están siendo rediseñadas para causar el menor impacto posible: a través del programa “botella a botella” (B2B) los nuevos envases contienen 30% de resina reciclada.  Adicionalmente, en la línea Ecoflex –que también está elaborada con el 30% de resina reciclada-, se ha reducido el gramaje de plástico empleado en 30% por ciento. Así, solo en la línea agua se han reducido 73 toneladas de plástico y está previsto que a 2020 se reducirán alrededor de 1.000 toneladas de plástico.