El consumo de bebidas en envases retornables gana terreno en el país, de la mano de Coca-Cola Bolivia y su compromiso por vivir en Un Mundo sin Residuos. Las botellas que se pueden reutilizar son más convenientes para la economía familiar y más amigables con el medio ambiente. En busca de dar un paso más, la Compañía prepara el lanzamiento de la botella única: un envase 100% reciclable.

En los últimos años se han desarrollado diferentes presentaciones de bebidas, como latas y botellas de plástico reciclable, pero la botella retornable siempre estuvo presente en la vida y en las mesas de los hogares. “Son envases que tienen un doble impacto positivo, para la economía de las familias bolivianas y para el medio ambiente”, afirmaba Nicolás Fortun, Country Manager de Coca-Cola en Bolivia, durante la presentación de la botella retornable de 2,5 litros en 2019. Las botellas retornables de plástico pueden ser reutilizadas hasta 12 veces y las de vidrio hasta 25 veces; y en el caso de los envases PET, luego de cumplir su ciclo de uso esa botella se recicla.

Coca-Cola Bolivia promueve la elección de bebidas en botellas retornables y para fines de 2020 se propone que el 50% de los productos de su portafolio de gaseosas se comercialice en envases retornables.

A este objetivo se suma el lanzamiento de la Botella Única Retornable, un envase 100% reciclable que se utilizará para envasar todas las gaseosas, optimizando el parque de botellas PET con el efecto positivo de introducir menos plástico al mercado.

Ambas acciones van en la línea del compromiso global que asumió la Compañía de vivir en Un Mundo sin Residuos, que apuesta por recuperar y reciclar el 100% de los envases que coloca en el mercado para el 2030. En ese desafío, los envases retornables tienen un papel crucial.

“La botella retornable es importante porque ofrece un precio más económico para el bolsillo en medio de la crisis por la pandemia, además de tener un impacto ambiental positivo al ser reutilizables”, remarca María Claudia Rocabado, Brand Manager de Coca-Cola Bolivia.

En ese sentido, la cuarentena ha mostrado un aumento significativo en la venta de bebidas en envases retornables, especialmente en las tiendas de barrio.  “La gente compra ahora más retornables. La de 2,5 litros es la que más buscan por su tamaño familiar”, cuenta Marisol Murillo, dueña de una tienda en Villa Santa Rosita, en el oeste de Santa Cruz.

"El formato retornable ha jugado un papel importante en este contexto por ser la opción más conveniente para nuestros consumidores", agrega María Claudia.

Los envases retornables resultan una opción más económica para los hogares, además de ser una pieza clave en el modelo economía circular que apoya Coca-Cola Bolivia. Una vez que los envases terminan su vida útil, pueden ser reciclados y usados como insumos para la fabricación de nuevos objetos, lo que implica un aporte significativo en el camino hacia Un Mundo sin Residuos.