Conocer los hábitos y los distintos estilos de vida de los bolivianos para adaptar la oferta de bebidas a sus necesidades es uno de los sellos distintivos de Coca-Cola en Bolivia. Así lo explica el Gerente de Marketing de la Compañía, Luis Felipe Cisneros.

“Bolivia es uno de los mercados mundiales donde Coca-Cola tiene una de las mejores posiciones competitivas a nivel de share de mercado. Contamos con una posición tan sólida que es un reto poder seguir trayendo al frente soluciones para continuar mejorando nuestra posición”, expresó Felipe, que lleva siete años en la Compañía y hace un año está al frente del área de Marketing.

En la actualidad, su trabajo está enfocado en construir nuevas oportunidades de negocio y fortalecer la marca en el mercado boliviano. “Coca-Cola es una marca global, con mensajes globales, pero entender la textura local es lo que nos permite traer soluciones de negocio”, señaló Felipe.

Para el Gerente de Marketing, la “clave” del éxito de las campañas publicitarias de Coca-Cola en Bolivia es el correcto equilibrio entre la consistencia de marca y el contexto en la que esta se desenvuelve. Para lograr una Compañía tan sólida en estos 75 años que Coca-Cola lleva en el país, ha sido muy importante escuchar a la gente.

Coca-Cola, sólida en Bolivia

Gracias al continuo trabajo de la Compañía en el país, Coca-Cola es la principal marca de bebidas en Bolivia con más del 70% de participación de mercado de la industria de bebidas. “El consumidor boliviano tiene mucho amor por nuestras marcas, sobre todo por Coca-Cola, Fanta y agua Vital, dándonos un espacio importante en sus hábitos de consumo”, aseguró Felipe.

Uno de los desafíos del Gerente es convertir el trabajo de Marketing que la Compañía desarrolla en el país en un referente local y regional, además de promover las opciones bajas o sin calorías.

Cuando los sueños se cumplen

Antes de trabajar en la Coca-Cola, Cisneros fue asesor en comunicación en un banco peruano, consultor independiente y por muchos años se dedicó a otra de sus grandes pasiones: la fotografía.

En abril de 2011 empezó su carrera en Coca-Cola como Project Coordinator de la bebida peruana Inca Kola. Una de sus grandes aspiraciones era manejar esta marca y luego fue asumiendo nuevos retos encargándose del marketing de la categoría de aguas y aguas saborizadas para Perú, Bolivia, Paraguay y Uruguay. Posteriormente enfocó su trabajo en el país.

“En Coca-Cola he tenido la suerte de manejar todas las marcas del portafolio y conocer la realidad competitiva de diferentes mercados de la región”, recalcó.

Para Felipe, es increíble formar parte de la “gran familia Coca-Cola” no sólo por las marcas con las que trabaja, sino por la calidad de la gente y el compromiso que ellos demuestran todos los días. “Es un sueño cumplido”, concluyó.