El nuevo envase retornable de Coca-Cola de 2,5 L se lanzó el pasado 16 de julio en la planta de Embol, la embotelladora de Coca-Cola más grande de Bolivia. La botella es una invitación a vivir más retornable y una alternativa más económica para los consumidores.

La botella retornable de 2,5 L es la última novedad de Coca-Cola en Bolivia, y se presenta como una opción más económica y amigable con el medio ambiente. Con este lanzamiento, la cantidad de envases retornables de la Compañía en el mercado boliviano pasará a representar el 40% en un año; y la meta es alcanzar el 50% en 2020.

La presentación del nuevo empaque se da en el marco del programa global Un Mundo Sin Residuos, con el que la Compañía apunta a recuperar y reciclar el 100% de los envases pone en el mercado para 2030.


Durante el evento de lanzamiento en la planta de la embotelladora EMBOL, Nicolás Fortun, Country Manager de Coca-Cola en Bolivia, consideró que el nuevo empaque conjuga un doble impacto positivo: para el medio ambiente y el bolsillo de los consumidores. La nueva botella es la retornable más grande que circula en el mercado boliviano y la octava de estas características que la Compañía ofrece en el país.

Por su parte, Herbert Vargas, Gerente General Nacional de EMBOL, resaltó que el empaque llega para fortalecer la oferta y planes globales de la Compañía en Bolivia. “Estamos cambiando la industria del plástico de bebidas hacia envases retornables que disminuyen el impacto de la huella de carbono”, indicó.

“El boliviano fue ágil en adoptar la retornabilidad. Al principio por el tema precio, pero con el tiempo ha ido adquiriendo práctica de sustentabilidad con el medio ambiente”, remarcó Nicolás.

Por su parte, Herbert destacó la importancia de las tiendas de barrio en la estrategia comercial de Coca-Cola y el fortalecimiento del consumo de retornables. Actualmente hay más de 115.000 tiendas de barrio en siete de los nueve departamentos del país donde opera Embol.

La primera botella retornable que se vendió en Bolivia en la década del ‘40 era de vidrio, y en los ‘90 se incorporó la de plástico retornable de 2 L. El mercado boliviano es uno de los líderes en retornabilidad en la región, y este nuevo lanzamiento no hace más que confirmarlo.