Por tercera vez, y con el apoyo de la Fundación Coca-Cola, la Fundación Natura desarrolló los cursos de la Escuela de Acuerdos Recíprocos por Agua (ARA) en el municipio de Coroico. De la capacitación participaron alcaldes, concejales, técnicos municipales y comunarios de seis municipios, quienes además visitaron dos comunidades para conocer la aplicación del mecanismo ARA in situ.

“En mi comunidad nadie puede cortar un árbol, ni quemar cerca de nuestra toma de agua. Hay un compromiso para cuidar la nueva fuente que nos abastece”, explica Reinaldo Coata, un comunario de La Candelaria que llegó desde Guanay para participar en la Escuela de Acuerdos Recíprocos por Agua (ARA) en Coroico.

Para guiar a comunarios como Reinaldo en el cuidado de las fuentes de agua, la Fundación Natura de Bolivia creó en 2013 la Escuela de ARA, que asesora y forma a instituciones y actores vinculados con la gestión del agua para que implementen los Acuerdos Recíprocos por Agua, que buscan conservar y restaurar ecosistemas en estado crítico para el suministro de agua. En la zona de Los Yungas, por ejemplo, ya se han desarrollado al menos ocho escuelas desde 2018 entre los municipios de Caranavi, Guanay, Palos Blancos y Coroico.

La Fundación Natura llegó a la región en 2017, pero su labor en Bolivia comenzó en 2003. Y desde hace tres años trabaja con la Fundación Coca-Cola para conservar los bosques y cuidar el agua de la mano de los productores locales y los comunarios, que implementan acuerdos de protección además de cambios en las prácticas agrícolas. 

La comunidad de Reinaldo conoce bien el estrés hídrico: la fuente que les abastecía se secó hace un año y tuvieron que buscar otra. Con las capacitaciones y su incorporación al proyecto de Reposición de la Huella Hídrica, han aprendido a cuidar sus bosques y preservar sus fuentes de agua. “Los talleres son para aprender y enseñar a nuestra gente. Antes no le daba importancia, ahora no me pierdo ninguno”, dice Reinaldo.

Y es justamente esta toma de conciencia la que busca replicar la Escuela ARA y que cada vez suma a más actores. Hasta la fecha el mecanismo ya se ha implementado con éxito en más de 60 municipios de Bolivia y en países como Perú, Ecuador, Argentina, Colombia, Honduras, Sudáfrica o Indonesia

“El objetivo de esta escuela es motivar a otros actores locales de Los Yungas para que puedan replicar en sus municipios los ARA y transmitir lo que están haciendo sus municipios vecinos”, afirma Daniela Salvatierra, encargada de la Escuela ARA.

Para este intercambio de experiencias, la escuela invitó a uno de los actores principales del proyecto en la zona de los valles cruceños, Renán Seas, Presidente de la Central de siete Cooperativas de agua del municipio de El Torno, quien explicó una alternativa para volver sustentables los proyectos. “Desde hace 10 años hemos logrado la sostenibilidad de los ARA con recursos que ponen voluntariamente los usuarios de las cooperativas de agua para aportar al fondo local que implementa los ARA en cuenca Alta y de la cual nos beneficiamos todos”, explica.

En el mismo sentido, el apoyo municipal también es una pieza fundamental para el éxito de estos mecanismos. Elizabeth Mamani Yucra, Alcaldesa de Coroico, quien encabezó un recorrido a las comunidades de Miraflores y Santiago Grande donde se firmaron acuerdos que beneficiarán a más de 100 familias, concluyó: “Debemos enseñar a los hermanos de las comunidades a proteger este elemento vital para garantizar el agua a sus futuras generaciones”.